El Audi eTron GT rompe el récord de la prueba de 1.000 kilómetros de Bjørn Nyland

El popular youtuber noruego Bjørn Nyland, uno de los principales referentes dentro del mundillo de la movilidad eléctrica, ha sometido al nuevo Audi e-tron GT a su conocida prueba de 1.000 km, en la cual tienen una gran importancia tanto la eficiencia del coche como sobre todo su capacidad para cargar de forma rápida sus baterías.

El Audi e-tron GT es uno de los pocos modelos del mercado que cuenta con un sistema eléctrico de 800 voltios, el cual hereda de su hermano mellizo, el Porsche Taycan. Esto les permite a ambos cargar a potencias de hasta 270 kW en corriente continua, lo que a su vez se traduce en un tiempo de repostaje de apenas 23 minutos (0-80%).

El modelo alemán ha sido capaz de completar la prueba de 1.000 km de Bjørn Nyland en un tiempo de 9 horas y 35 minutos, rompiendo el anterior récord establecido por el Tesla Model S Long Range «Raven», que registró un crono de 9 horas y 50 minutos. Habría que señalar además que el Audi se quedó a apenas 10 minutos del tiempo de referencia para un vehículo térmico establecido por Bjørn.

Dicho vehículo es un KIA Ceed PHEV que logró completar el reto de 1.000 km en apenas 9 horas y 25 minutos. Como puede verse, poco a poco los coches eléctricos van acercándose a los tiempos logrados por los de combustión interna a la hora de viajar, algo debido en gran parte a los numerosos avances que se están logrando en el terreno de la carga rápida.

Podemos comparar los registros logrados por el Audi con los conseguidos en su momento por el Honda e, un utilitario de orientación urbana que actualmente ostenta el récord de ser el coche eléctrico más lento en completar la prueba de 1.000 km de Bjørn: con una temperatura ambiente que osciló entre los 11ºC y los 19ºC, terminó el reto en 16 horas.

Otro buen ejemplo de la importancia de la carga lo encontramos en el Nissan LEAF e+, que a pesar de contar con una batería de 62 kWh, se coloca como el antepenúltimo coche más lento en completar la prueba de 1.000 km, solo por delante del Honda e (35,5 kWh) y del Volkswagen e-Golf (35,8 kWh). Este último logró un tiempo de 15 horas y 50 minutos con temperaturas de entre -11º y -2ºC.

Por contra, el LEAF realizó el test a temperaturas de entre 13ºC y 30ºC. ¿Qué ocurrió? Que a pesar de poder alcanzar picos de 100 kW al cargar en corriente continua, la ausencia de un sistema de refrigeración para la batería la lleva a sobrecalentarse, lo que a su vez limita la potencia de carga, alargando los tiempos de repostaje enormemente. Este problema ha sido bautizado por los usuarios del LEAF como Rapidgate.

Fuente | Bjørn Nyland

Relacionadas | Audi ofrecerá soluciones de recarga «premium» para sus coches eléctricos

Compártelo: