El seguro para coches eléctricos en el Reino Unido: 45 libras menos que en un modelo de combustión

El precio medio que un ciudadano británico paga por el seguro de su coche eléctrico es 45 libras más barato que la cobertura para un vehículo diésel o gasolina equivalente, según un estudio de Comparethemarket.com. 

El análisis de las pólizas premium durante los tres primeros meses del año reveló que el precio medio pagado en coches eléctricos fue de 566 libras, mientras que en modelos de combustión el precio medio ascendió a 611 libras.

Dan Hutson, director de seguros de automóviles, dijo que las diferencias se debían a numerosos factores, entre los que se encuentran los siguientes: «un coche eléctrico tiene menos partes móviles susceptibles de dañarse en un accidente, y los packs de baterías están razonablemente bien protegidos«. Además añadió que «los coches eléctricos son menos susceptibles de ser robados y más probables de ser recuperados en caso de que se roben, debido a una menor autonomía y al tiempo que conlleva la carga»

Los coches eléctricos cada vez son más populares en el Reino Unido, donde unos 22.000 vehículos fueron vendidos en marzo de 2021. Primas bajas, reducción de impuestos para compradores y subvenciones de hasta 2500 libras están acelerando la transición en el país.

Dat Hutson también dijo que «los coches eléctricos están creciendo rápidamente en popularidad, mucho antes de la prohibición marcada por el gobierno de nuevas ventas de vehículos gasolina o diésel en 2030″.

Los conductores que cambien sus vehículos estarán agradecidos de ver que los coches eléctricos traerán significantes beneficios financieros y medioambientales a lo largo del tiempo. Ahorros en seguros, combustibles e impuestos son un gran incentivo para su compra.

Dentro del ámbito de los seguros, marcas como Tesla planean lanzar al mercado su propia aseguradora, ya que según Elon Musk «tendría mucho sentido». Actualmente en marcha en California, planea extenderse a Illinois, Texas y Washington, una vez tengan el permiso de las autoridades pertinentes.

El alto nivel de tecnología y conectividad presentes en todos los modelos Tesla (S, 3, X, Y) significa que la compañía tiene acceso en tiempo real a los datos de sus conductores, incluyendo las lecturas de las cámaras y los sensores, lo que ayudaría a estimar el riesgo de accidente y su posterior reparación. Estas lecturas podrían ofrecer tarifas personalizadas más económicas en función del estilo de conducción o mantenimiento del vehículo.

La compañía podría también proteger su propia marca y aumentar la velocidad de las reparaciones, al poder contar con su propia red de centros autorizados, mejorando la satisfacción del cliente. Fuera de Estados Unidos, el primer país que podría contar con la aseguradora propia de Tesla parece ser que será Australia.

Relacionadas | El seguro de automóviles de Tesla llega a Europa y comenzará por Alemania

Fuente | The Guardian

Compártelo: