Este es el mapa de la grandes instalaciones de baterías con la que Australia quiere dar la puntilla al gas y el carbón

Desde hace algunos años las baterías de respaldo se han convertido en una interesante alternativa que permite entre otras cosas mitigar las intermitencias de fuentes como las energías renovables. Almacenar cuando no hay demanda y ofrecer esa energía cuando es necesario. Algo fundamental para dejar de depender de las costosas y contaminantes fuentes de respaldo como el carbón y el gas. Ahora la página RenewEconomy ha publicado el primer mapa de las iniciativas que hay en marcha en Australia que nos muestra la dimensión de la apuesta del país por este sistema.

Esta iniciativa busca ofrecer una información gráfica y accesible de la evolución del sector de las grandes instalaciones de baterías. Aquellas que cuentan con una potencia y capacidad por encima de los 10 MW y los 10 MWh. Por lo tanto, no recogerá las muchas instalaciones residenciales que se extienden por este mercado.

Como podemos ver, el mapa ya muestra que hay en funcionamiento seis grandes parques de baterías, a los que en breve se unirán otros seis que están en fase de construcción o activación, y a los que se añadirán aquellos proyectos firmados o en proceso de licitación y que en su conjunto sumarán un total algo más de 50 parques de baterías.

En el mapa podemos ver con el icono verde aquellas que están en funcionamiento, como la más famosa de todas situada en Horndale, que ha sido la primera gran instalación levanta por Tesla en 2017, que en 2020 recibió una actualización ampliando sus capacidades hasta los 150MW/194MWh, y que de momento sigue siendo la más grande del país.

Pero esto es solo el principio y podemos ver iniciativas como la de Torrent Island, En Adelaida, que está levantando dos enormes instalaciones de 250 MW/250MWh cada una, que ya cuenta con el proyecto para llegar a los 1.000 MWh.

Más grande incluso será la situada en Earing, al norte de Sydney, que entrará en acción en 2022 y que contará con 700 MW y una capacidad de 2.800 MWh. Algo que supondrá 14 veces la batería de Tesla y que permitirá jubilar una vieja central de carbón de la zona.

Pero todos estos proyectos quedarán en pequeñas instalaciones si la comparamos con el gigantesco proyecto de la eléctrica Sun Cable en el norte del país. Una mega instalación de 22.000 MW y 30.000 MWh que almacenará energía de un parque eólico de 14 GW y que exportará energía a Singapur mediante un cable submarino.

Ejemplos de lo rápido que está avanzando Australia adoptando una tecnología de baterías que permitirá sacar el máximo partido a las energías renovables, y ofrecer un sistema rápido, fiable, de rápida instalación y sostenible frente a las fuentes no renovables como el gas y el carbón que sin duda serán las grandes perjudicadas.

Relacionadas | La española Beeplanet presenta sus nuevas baterías de respaldo reutilizadas procedentes de vehículos eléctricos

Fuente | Reneweconomy

Compártelo: