El Estrema Fulminea es el meteorito que amenaza a los grandes superdeportivos con motor de combustión

La marca italiana Automobili Estrema ha presentado un espectacular prototipo eléctrico que amenaza con dejar en la edad de piedra a los más grandes y caros modelos de combustión interna. Un modelo bautizado con el nombre de Estrema Fulminea, o Rayo Extremo en italiano, que sobre el papel lo tiene todo para jubilar a los Bugatti, Pagani y compañía.

El diseño del vehículo toma como inspiración elementos de la naturaleza, como atractiva zona trasera que indican está basada en el halcón peregrino, que le permite disfrutar de un aspecto afilado y que parece sacado directamente de un videojuego que sin duda no deja indiferente a nadie.

Estrema Fulminea: características

Algo que podemos extender a la parte técnica, donde el Estrema no deja títere con cabeza. Y es que el sistema d propulsión cuenta con una potencia récord de 1.5 MW (2.045 CV) que le catapultan hasta los 100 km/h en unos 2 segundos, y hasta los 200 km/h en menos de 10 segundos. Por su parte la velocidad máxima no ha sido desvelada pero estiman que estará en torno a los 350 km/h. Ideal para ir y volver rápido a comprar el pan.

Para atender estas demandas energéticas, el equipo de desarrollo está trabajando en una batería a la altura de las circunstancias. Un pack que será el primero en el mundo en usar dos tecnologías como son el electrolito sólido y los ultracondensadores.

La capacidad llegará a los 100 kWh, que le permitirán alcanzar una autonomía homologada WLTP de unos 520 kilómetros con cada carga. Por supuesto, entendemos que circulando respetando todas las normas de tráfico.

Otra de las claves será su recarga ultrarrápida. Según el director ejecutivo de Automobili Estrema, Gianfranco Pizzuto, es conseguir que el coche logre pasar del 10% al 80% en apenas 15 minutos.

También importante el aspecto del peso. Sobre todo teniendo en cuenta el uso de supercondensadores que ofrecen una enorme potencia de salida, pero que no cuentan con una densidad energética muy buena. En total los responsables del proyecto esperan que la batería en su totalidad aporte solo 300 kilos de peso al conjunto, que llegará a un total de 1.500 kilos. Algo que supondría por ejemplo lograr unos 495 kilos menos que el Bugatti Chiron Super Sport.

Algo que supondrá si finalmente el proyecto logra cumplir con todo lo que promete, que no es poco, un coche con 442 CV más de potencia que el propio Bugatti Chiron Super Sport, y con 495 kilos menos de peso. Algo que evidentemente tiene que dar como resultado un coche mucho más rápido en aceleración, quedando para las pruebas reales ver si también es más rápido en circuito.

Por supuesto, el precio no será económico. Desde la compañía han indicado que esperan sacar adelante una tirada limitada de solo 61 unidades, que tendrán un precio de unos 2 millones de euros cada uno. Una pieza para coleccionistas con un bolsillo holgado que se llevarán uno de los coches más rápidos del mundo, pero cero emisiones y con un coste energético más bajo que una Vespino.

Relacionadas | Superdeportivos eléctricos con ADN español gracias a los trabajos de QEV Technologies

Fuente | Automobiliestrema

Compártelo: