Google multada con 100 millones por discriminar la aplicación de carga JuicePass de Enel X

La polémica iniciada tiempo atrás entre el gigante energético Enel y el coloso Google llega a su fin. El regulador de la competencia de Italia ha decidido imponer una multa a Google de 102 millones de euros por discriminar la aplicación de movilidad eléctrica JuicePass desarrollada por Enel X para el sistema operativo Android.

Según el comunicado emitido por Enel X la compañía «toma nota de la decisión de la Autoridad de Defensa de la Competencia. Una disposición que representa un factor habilitador importante para el crecimiento de la movilidad eléctrica en Italia y llega en una etapa crucial para el desarrollo de todo el sector que no puede no ya estarán sujetos a más retrasos«.

A través de un comunicado donde se anuncia la multa por abuso de posición dominante, el regulador ha solicitado Google que permita a la App JuicePass estar disponible en Android Auto.

¿Qué ha pasado?

El origen del contencioso resulta por la negativa de Google a incluir la aplicación JuicePass de Enel X, con la que se gestionan todos los puntos de recarga de la red no sólo en Italia sino también en España, que permite a los usuarios interactuar con los cargadores a la hora de recargar las baterías de sus coches eléctricos.

Como cada operador, Enel X tiene su propia aplicación para teléfonos móviles denominada JuicePass. Pero desde la compañía de Mountain View y administradora de la tienda de aplicaciones Google Play, se había denegado la «interoperabilidad de la aplicación Enel con Android Auto«.

De esta forma los usuarios no podían usar la aplicación, conseguiridad, desde las pantallas de sus automóviles. Esto obliga a tener que usar el dispositivo móvil para cualquier reserva de un punto de carga, o buen para realizar el proceso de concesión y parada del punto de carga a la hora de recargar las baterías.

Esto ponía a los automovilistas en una situación de peligro, puesto que no está permitido usar un teléfono móvil mientras se conduce.

Para la Autoridad Antimonopolio de Italia, con este impedimento, Google ha privilegiado su propia aplicación Google Maps, que también comienza a expandirse entre servicios de movilidad incluyendo puntos de carga para el coche eléctrico. Algo que supone una clara competencia con los servicios de Enel X.

Un avance para las redes de carga

La empresa que está desarrollando una red de carga a nivel internacional añade que «sobre la base de esta decisión se garantizará la igualdad de condiciones con las aplicaciones de Google para la aplicación Enel X (JuicePass) y en general para todos los desarrolladores de aplicaciones de recarga, estimulando así la innovación y la competencia entre los proveedores de servicios de movilidad«.

La decisión de la máxima autoridad italiana «producirá efectos positivos para los clientes finales que podrán cubrir sus necesidades relacionadas con la movilidad eléctrica accediendo a una gama más amplia de servicios y una experiencia de carga completa y segura».

Gracias a la decisión del regulador de las competencia lo usuarios ahora podrán «incluye funcionalidad de reserva anticipada e inicio de la sesión de carga directamente desde la pantalla de sus coches eléctricos«.

Google no está contenta

Según un portavoz de la compañía estadounidense en Italia, «hay miles de aplicaciones compatibles con Android Auto, y nuestro objetivo es permitir que aún más desarrolladores hagan que sus aplicaciones estén disponibles con el tiempo«.

Google se ha mostrado «respetuosamente en desacuerdo» con la decisión del regulador italiano y anuncia que examinará los documentos para decidir cuáles serán sus próximos pasos.

Según el gigante de Mountain View, la prioridad de Android Auto es garantizar la seguridad mientras conduce, con directrices estrictas sobre qué aplicaciones admite, incidó el portavoz de la compañía en Italia.

Compártelo: