Estalla la guerra entre los fabricantes europeos. Volkswagen propone reducir más los límites de emisiones

Hace unas semanas Europa publicaba sus objetivos de reducción de emisiones para los automóviles. Un proyecto que busca acelerar la transición tecnológica y reducir las emisiones contaminantes mediante un proyecto que propone una reducción del 55% para 2030 según las cifras de 1990. Un aspecto que para muchos será muy difícil de lograr, pero que se ha topado con un gran e inesperado defensor, el Grupo Volkswagen.

Según diferentes fuentes de Reuters, el grupo germano está presionando de forma discreta a la Unión Europea para que se pongan en marcha objetivos incluso más ambiciosos. Toda una declaración de guerra a buena parte del sector que se han quejado de que las actuales marcas serán difíciles de lograr.

De momento desde Volkswagen se está llevando este asunto con mucha cautela, y según las fuentes hasta ahora no se ha indicado una marca a la que podrían llegar. Sólo se ha dicho que las inversiones realizadas hasta ahora permitirán alcanzar el objetivo sin problemas, e incluso podrán situarles por debajo de esta.

Y es precisamente este aspecto el más importante para el grupo, ya que presionando a la baja los límites de emisiones pondrá en grave peligro a grandes rivales que tendrán que maniobrar de forma agresiva para evitar las fuertes multas que prepara la UE.

Precisamente una de las formas de evitar estas multas es la compra de derechos de emisiones. Algo que se traduce en que unos objetivos más ambiciosos beneficiará a Volkswagen que podrá vender créditos de emisiones a los más rezagados. Una verdadera transferencia económica gracias no olvidemos, a la enorme inversión realizada hasta el momento por el Grupo Volkswagen.

Como ejemplo los 24.000 millones de euros invertidos en el desarrollo de su primera plataforma dedicada. La MEB. Un sistema que muchos habían desestimado en un primer momento y que ahora todos persiguen lograr.

El coste de los vehículos la clave

Sin duda el punto más importante de todo son las expectativas de reducción del coste de los coches eléctricos que planea Volkswagen. Una fecha que ha provocado fuertes tensiones durante la última reunión de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).

En ella el director ejecutivo del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, indicó ante el asombro de rivales como Luca de Meo, CEO de Renault, que esperan lograr la paridad de precios de los coches eléctricos y los de combustión en torno al 2025. Un aspecto que podría darle una ventaja competitiva frente a muchos rivales que para entonces apenas estarán comenzando a desplegar su oferta de forma general.

Gracias a esto, Volkswagen podrá alcanzar un elevado volumen de ventas de eléctricos, y sortear los problemas con los límites de emisiones.

Superando a Renault

Pero mientras que el futuro cuenta todavía con grandes posibilidades y diferentes derroteros, a corto plazo la realidad es que Volkswagen ya está logrando adelantar a un Grupo Renault que se ha dormido algo en los laureles. Las ventas de sus modelos han bajado después de desaprovechar una importante ventaja con su temprana apuesta.

Este año a pesar de la recuperación del Covid, las ventas del Renault ZOE en el primer trimestre han bajado un 38%. Algo que también sufre el Nissan LEAF, con una Mitsubishi totalmente desaparecida de la lista de ventas.

Gracias a esto, el Grupo Volkswagen ya está ganando cuota de mercado del coche eléctrico en Europa a expensas de Renault. La cuota de Volkswagen se disparó hasta el 25% el año pasado desde el 14% en 2019, superando a la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, cuya cuota de mercado se redujo al 19% desde el 23% en 2019.

En el primer trimestre de este 2021, las ventas de Renault ha continuado disminuyendo y entre enero y mazo su participación en el mercado ha caído hasta el 15%, empatando con Tesla en el tercer lugar, justo detrás de Volkswagen que se ha colocado en primera posición con un 21% y Stellantis, segunda con un 17% de cuota de mercado.

Una dinámica que se espera se acentúe en el resto del año donde el Grupo Renault todavía no tendrá lista su nueva generación hasta la última parte de este año, lo que facilitará el camino a sus rivales de cara a hacerse con una posición dominante en el mercado del coche eléctrico, y por lo tanto en aspectos como la reducción de emisiones con las que sortear las multas de la UE.

Relacionadas | Europa confirma el jaque mate al motor de combustión con los nuevos objetivos de reducción de emisiones para 2030

Compártelo: