Las ayudas públicas serán claves para impulsar el hidrógeno verde como alternativa de futuro

Durante los últimos días Reuters ha agrupado a los líderes de la industria alrededor de la conferencia Global Energy Transition. Entre las conclusiones más importantes del evento destaca el consenso respecto a la necesidad de reducir el coste de la producción del hidrógeno limpio.

Durante la cita el director ejecutivo de Enagas S.A, Marcelino Oreja, ha manifestado que el precio del hidrógeno verde es aproximadamente cuatro veces mayor que el del hidrógeno gris, que se consigue extrayendo hidrógeno de combustibles fósiles como el carbón o el gas natural mientras libera monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Este, por tanto, es un factor decisivo para que el hidrógeno verde sea una alternativa viable. La reducción del coste necesario para generar un kilogramo de hidrogeno limpio debe reducirse hasta el ratio de 1 dólar por cada kg.

Airbus desarrollará en Alemania y Francia sus aviones a hidrógeno que comenzarán a volar en 2025

Este objetivo es el que se ha marcado la administración Biden, un esfuerzo que pasa por reducir en un 80% el coste actual de producir 1 kg de H2 limpio.

Usar energías renovables para crear hidrógeno verde es una idea que está siendo impulsada por los gobiernos. La industria se está preparando para dar el salto a esta nueva tecnología pero a cambio pide también un mayor apoyo en forma de subvenciones e inversiones.

Marcelino Oreja esta convencido que «vamos a ver grandes proyectos produciendo grandes cantidades de hidrógeno en 2025 y más allá«.

Fruto de este objetivo y para buscar la competitividad en el futuro donde los combustibles deberán ser limpios, Enagas y Repsol están colaborando para desarrollar una tecnología que permita producir hidrógeno renovable a partir de la energía solar.

Durante el evento Oreja se ha atrevido a dar las primeras fechas en las que se verán los primeros resultados de esta alianza. Según el directivo español, entre 2024 y 2025 concluirá la fase de investigación que dará paso a la comercialización.

La apuesta es importante, puesto que el negocio entorno al hidrogeno tiene un valor estimado de 200.000 millones de dólares. Como consecuencia desde las empresas energéticas y petroleras se están lanzando nuevas iniciativas para llegar primero a un equilibrio entre costes productivos y comercialización del hidrógeno limpio.

En la producción del hidrógeno, las actuales naciones productoras quieren tener un papel primordial. Como ejemplo de esta transición del petróleo al hidrógeno verde, Seifi Ghasemi, presidente y director ejecutivo de Air Products, propone la zona norte de Arabia Saudita como área privilegiada para la producción de este nuevo vector energético.

Esta zona geográfica se beneficia de una buena cifra de horas de sol al año. Pero cuando llega la noche la zona norte del país goza de un fuerte viento. Además, en las inmediaciones de esta región hay acceso a puertos «que pueden enviar el amoníaco, para su uso como combustible en el transporte pesado y la industria pesada, a los mercados globales«.

Relacionadas

Compártelo: