El próximo Volvo XC60 llegará en 2024 y será exclusivamente eléctrico

No es ningún secreto que Volvo se convertirá en uno de los primeros fabricantes tradicionales de gran volumen en abandonar los motores de combustión interna. La marca sueca se ha puesto como meta tener una gama exclusivamente eléctrica para 2030, año en el que la compañía también pasará a tener un modelo de ventas 100% online.

Esto supondrá, por supuesto, la electrificación de todo su porfolio de modelos, incluidos los más vendidos. Aunque algunos como el XC40 actualmente se venden con varias declinaciones mecánicas (gasolina, híbrido enchufable y 100% eléctrico), en los próximos años los nuevos integrantes de su gama irán abandonando paulatinamente los propulsores térmicos.

Si bien el XC90 de tercera generación (2022) todavía mantendrá en su oferta algunas versiones alimentadas por combustibles fósiles, el próximo XC20 (2023) solo se venderá como eléctrico puro, algo que ya ocurre con el C40 (2021), una suerte de derivado «coupé» del XC40 que al contrario que su hermano prescinde por completo de las variantes de gasolina e incluso de las híbridas.

Sin embargo, el cambio más traumático llegará con el desembarco del XC60 de tercera generación. Durante años, este SUV familiar se constituyó como el principal pilar de ventas de la compañía sueca (labor que ahora comparte con el XC40). Eso no impedirá que en su siguiente encarnación el modelo vaya a abandonar para siempre las mecánicas tradicionales.

Así, Volvo ha confirmado que el sucesor del actual XC60 será eléctrico, estando prevista su llegada al mercado para mediados de la década (probablemente 2024). Aunque inicialmente sus baterías procederán de la planta de Northvolt en Skellefteå, a partir de 2026 se encargará de su suministro una nueva gigafábrica que operarán conjuntamente Volvo y la propia Northvolt.

Acercar la planta de baterías a los centros de producción europeos de Volvo permitirá reducir el impacto climático asociado al transporte de componentes; además, la sostenibilidad de las instalaciones estará asegurada gracias al uso de fuentes de origen renovable. La factoría tendrá una capacidad anual máxima de 50 GWh. Por otro lado, ambas compañías también colaborarán en el desarrollo de la próxima generación de baterías de Volvo y Polestar.

«La cooperación con Northvolt nos garantiza el suministro de celdas de batería más sostenibles y de alta calidad para nuestros automóviles totalmente eléctricos. Además, la estrecha cooperación con Northvolt también fortalece nuestras capacidades de desarrollo interno», señaló recientemente Håkan Samuelsson, máximo responsable de Volvo.

Fuente | Paul Tan

Relacionadas | Volvo y Northvolt construirán una gigafábrica de baterías en Europa con 50 GWh de capacidad

Compártelo: