Italia invierte 600 millones para fomentar la bicicleta mientras España aún sigue con los 400 del Plan MOVES III congelados

La movilidad cero emisiones está viviendo una apuesta sin precedentes en el viejo continente, si bien este frenesí de medidas e inversiones evidencian la existencia de una Europa a dos velocidades como consecuencia de las diferentes formas de incentivar las nuevas formas de transporte libres de emisiones.

Como ha denunciado Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos(GANVAM), entre otras, la lentitud y problemas de implementación del Plan MOVES III lastran el despegue de la movilidad cero emisiones en España.

El plan de ayudas diseñado por el actual gobierno cuenta con un total de 400 millones de euros ampliables a 800. Pero estas ayudas siguen congeladas incluso con la llegada del verano.

¿España en el vagón de cola?

El causante de esta parálisis institucional que impide que la movilidad cero emisiones despegue en España como lo hace en otras naciones del entorno, se debe a que la puesta en marcha del plan depende de los 17 diferentes gobiernos regionales repartidos por todo el territorio nacional.

La experiencia de los últimos años ha demostrado que la democratización de las ayudas no está garantizada para toda la ciudadanía, puesto que con los dos últimos planes ha habido algunas Comunidades Autónomas que no han implementado el plan privando a sus ciudadanos del acceso a los incentivos.

Por este motivo cada vez son más las voces que claman por la responsabilidad del Gobierno de España, quien debería asumir la responsabilidad para garantizar la igualdad de derechos para toda la ciudadanía independientemente de dónde resida.

Italia va más allá del coche eléctrico

Mientras que en España aun no es posible acceder ni a un sólo euro de los 400 millones presupuestados para el MOVES III, Italia aplica ayudas de hasta 10.000 euros al coche eléctrico, y descuentos del 40% para las rentas más bajas, desde el día 1 de enero.

Además estas ayudas están disponibles en todo su territorio nacional del país transalpino. Por si esto fuera poco el Gobierno de Italia acaba de aprobar un nuevo plan de nada menos que 600 millones de euros.

En esta ocasión la movilidad que se beneficiará de este aluvión de inversiones tiene como protagonista la bicicleta.

600 millones de euros para la bicicleta

Uno de los objetivos de Naciones Unidas (ONU) pasa por sensibilizar a los estados para que incluyan a los ciclistas dentro de las soluciones de movilidad, como elemento clave para optimizar los planes de descarbonización del transporte y la economía.

La respuesta del gobierno italiano ha sido el desarrollo dentro de su Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, de un apartado destinado a la movilidad sobre dos ruedas. Las actuaciones claves del plan se basan en la inversión de 600 millones de euros para incentivar el uso de la bicicleta.

Desde el Ministerio de Infraestructura y Movilidad Sostenible (MIMS) se ha decidido invertir 400 millones de euros en la construcción de nuevas rutas ciclistas turísticas. Esta cifra equivale a la totalidad del Plan MOVES III del Gobierno de España para el coche eléctrico y la red de carga.

Los 200 millones de euros restantes, serán destinados a las ciudades con el objetivo de conseguir 18.000 kilómetros de carreteras y carriles accesibles para las bicicletas en todo el país.

En particular, se financiará lo siguiente: la ruta ciclista del Viento (Venecia-Turín), la ruta ciclista del Sol, la ruta ciclista de la Garda, la de Trilive (Trieste-Lignano-Venecia), las rutas ciclistas Adriatica y Tirrenica, la ruta ciclista del Grab (Grande Raccordo Anulare de la bicicleta), la del Acueducto de Apulia, la ruta ciclista de la Magna Grecia y la ruta ciclista de Cerdeña.

Todas estas actuaciones tendrán como resultados un total de 1.800 kilómetros entre ciclovías turísticas y urbanas.

Universidad cero emisiones

Mientras tanto el MIMS, ha destinado más de 4 millones de euros para un proyecto experimental en los municipios de Roma, Padua, Nápoles, Pisa, Milán, Bari y Palermo que implica la construcción de carriles bici para conectar las estaciones de tren con el centros universitarios.

Obras que, con un pool potencial de más de 400.000 personas, permitirán no sólo a los estudiantes universitarios llegar a sus universidades utilizando un medio de transporte ecológico gracias a rutas protegidas y seguras.

Università Torino 

Próximamente se destinarán otros 11 millones de euros a otros municipios para la construcción de carriles bici que unen estaciones de ferrocarril y universidades.

Para ello, una mesa técnica en la que, además de las oficinas de MINS y el Ministerio de Universidad, representantes de RFI, la Asociación Nacional de Municipios Italianos (ANCI) y la Conferencia de Rectores Universitarios Italianos (CRUI) están completando un análisis en profundidad para identificar los municipios a los que se desembolsarán los recursos para los proyectos de ciclovías.

Fuente | Ministero delle Infrastrutture e della Mobilità Sostenibili 

Compártelo: