Toyota afirma que los coches híbridos y de pila de combustible de hidrógeno serán competitivos durante los próximos 30 años

Toyota se mantiene fiel a sus principios (cada vez más delirantes) de que los vehículos eléctricos a batería no son necesariamente el futuro, y se reiteran en sus afirmaciones: los híbridos y las celdas de hidrógeno seguirán siendo competitivas durante los próximos 30 años.

Durante muchos años, el fabricante de vehículos japonés ha invertido en vehículos híbridos y de pila de combustible de hidrógeno mientras rechaza los vehículos eléctricos de batería. Los comunicados en contra de los coches eléctricos a batería a menudo provienen directamente del CEO, Akio Toyoda. Ya el año pasado, se dedicó a difundir información errónea sobre los vehículos eléctricos a batería.

Toyota afirma que las alternativas no eléctricas seguirán siendo importantes a corto y medio plazo. Al responder a una pregunta de un accionista sobre el esfuerzo de la compañía en relación a las baterías, Shigeki Terashi, director de Toyota, dijo que cree que los sistemas de propulsión alternativos continuarán compitiendo durante los próximos 30 años. Desde Bloomberg, decían lo siguiente:

«Terashi, hablando desde la sede de Toyota en la prefectura de Aichi, dijo que en los años previos a 2050, diferentes opciones, incluidos los vehículos híbridos y de pila de combustible, deberán competir entre sí para que la empresa se quede con las mejores opciones.»

Después, los ejecutivos de Toyota aprovecharon la ocasión para volver a difundir información errónea sobre los vehículos eléctricos a batería. Volvieron a afirmar que las materias primas utilizadas para producir baterías pueden ser más contaminantes que los motores de combustión interna.

Un estudio reciente, que analizó el ciclo de vida completo de los vehículos a batería en comparación con los vehículos a gasolina, mostró (incluidas las materias primas obtenidas mediante minería) que los BEV son mejores que los modelos de gasolina si se tiene en cuenta el ciclo completo de emisiones.

Si bien Toyota todavía está aprovechando todas las ocasiones que puede para destruir los BEV, recientemente anunció planes para lanzar algunos modelos eléctricos de batería en los Estados Unidos, aunque parece que lo hará a regañadientes.


Con estos movimientos «suicidas» Toyota parece estar tratando de proteger sus activos, que actualmente están vinculados a los vehículos con motor de combustión interna y a las pilas de combustible de hidrógeno. Resulta llamativo que una empresa de prestigio mundial recurra a la mentira y a la difusión de información errónea sobre los BEV para proteger su negocio.

El fin último de toda empresa es ganar dinero, y el caso de Toyota no es una excepción. Cuando ocurra el inevitable cambio de percepción del consumidor hacia los vehículos eléctricos de batería, Toyota se adaptará (aunque no les guste). Sin embargo, podría ser demasiado tarde para ellos.

Relacionadas | El mítico Toyota Celica volverá como un deportivo eléctrico… con baterías o con pila de combustible de hidrógeno

Fuente | Electrek

Compártelo: