Una de las mayores petroleras del mundo lanza un servicio de alquiler exclusivamente de coches eléctricos

Los servicios de suscripción parecen ser la panacea de la década de los 20 del siglo XXI, al igual que con las plataformas de streaming el fenómeno del abono llega a todos los sectores incluido el del automóvil.

Ahora Royal Dutch Shell una de las mayores petroleras del mundo que generó entre 1965 y 2017: 31.95 miles de millones de toneladas de dióxido de carbono, según The Guardian, lanza una plataforma de alquiler donde solamente se pueden elegir coches eléctricos.

El sector del Big Oil vive en los últimos años una profunda transformación para adaptarse a una economía que se encamina hacia la descarbonización y penaliza las emisiones.

Por este motivo, compañías tradicionales como Shell, responsable del 2.36% de las emisiones globales entre 1965 y 2017, no quieren perder protagonismo en la nueva economía y aceleran la y transformación de su negocio invirtiendo en nuevas tecnologías y otras fuentes de energía.

Del desastre ecológico al coche eléctrico

La compañía anglo-neerlandesa también es conocida por el derrame producido en mayo de 2016, donde se vertieron el equivalente a aproximadamente 2.100 barriles de petróleo en el Golfo de México, desde un sistema de tuberías submarinas operado frente a la costa de Luisiana, Estados Unidos.

Ahora, una de las empresas más emblemáticas del sector petrolífero a nivel mundial lanza una iniciativa en Alemania con un servicio de suscripción donde el protagonista es exclusivamente el coche eléctrico.

La iniciativa realizada en colaboración con el operador Fleetpool, se llamará Shell Recharge Auto-Abo y pese que la idea viene de una gran petrolera los coches protagonistas serán 100% cero emisiones.

Servicio completo todo incluido

Bajo tres tipos de abonos comprendidos en periodos de 6, 12 y 24 meses, el usuario tendrá a disposición diferentes coches eléctricos a elegir. Dependiendo del modelo preferido se establecerá una tarifa todo incluido.

El único coste no incluido en el paquete es la recarga del vehículo, el resto corre a cargo de Shell Recharge Auto-Abo, incluido el cambio e neumáticos, seguros, mantenimientos, etc.

Los precios de los diferentes modelos con el que arranca el servicio incluyen ocho automóviles 100% eléctricos.

Para el responsable de Shell en Alemania, Jan Toschka: “Cuantos más clientes elijan un vehículo eléctrico, es más probable que se reduzcan las emisiones de CO2 en el sector del transporte. Queremos ayudar a las personas a hacer el cambio permitiéndoles cargar automóviles con electricidad 100% ecológica en todas las estaciones de carga rápida Shell Recharge«.

Fuente | Shell Recharge Auto-Abo

Compártelo: