Así de «aburrido» es moverte en un Tesla Model 3 con conducción autónoma (vídeo)

La liberación de la última versión del Autopilot de Tesla nos ha permitido asomarnos, aunque en una versión beta reducida a unos pocos afortunados, como será la conducción en no muchos años, sino meses. Un sistema autónomo capaz de moverse con cada vez mayor soltura entre el tráfico y que en los últimos vídeos publicados por los usuarios demuestran que el nivel que ha alcanzado es realmente impresionante.

La cuenta Whole Mars Catalog, @WholeMarsBlog, ha publicado una secuencia de más de 2 minutos de duración, un vídeo además acelerado, donde podemos ver como una unidad del Model 3 dotada de la versión V9 y el FSD activado logra moverse con total soltura entre diferentes situaciones sin más intervención del conductor que tocar el volante cuando el sistema lo requiere.

El vídeo arranca en el centro de la ciudad, por donde el coche es capaz de circular sin dificultades incluso sin contar con una línea central en los primeros metros. Incluso toma los stop y pasa los pasos de peatones sin problemas. Una pena que el vídeo esté acelerado ya que no sabemos muy bien si la parada es más prolongada de lo que debería o no. Pero posteriormente se mueve tras algunos coches que nos muestran que el Model 3 mantiene el ritmo de salida de forma similar al resto del tráfico.

Luego podemos ver como el coche después de parar en un par de semáforos, toma una circunvalación con varias bifurcaciones también sin mayores dificultades donde incluso adelanta a algún otro coche. Pasa por túneles sin  frenada fantasma, y toma salidas complejas sin que en ningún momento el conductor tenga que tomar el control. Algo que si sucede en otros vídeos similares.

El resultado es una secuencia digna de una película de ciencia ficción. Un sistema Autopilot en fase de desarrollo que ya es capaz de ofrecer una «aburrida» conducción por ciudad y circunvalaciones, sin apenas necesitar la intervención humana.

Algo que nos lleva a preguntarnos tanto por la situación de este sistema en dos o tres años, como también por la preocupante lentitud con la que se está adaptando la normativa en Europa que impide la activación de un sistema que aumentará de forma sustancial la seguridad en la carretera.

Relacionadas

Compártelo: