Un ejecutivo de Toyota propietario de un Tesla Model X defiende los híbridos frente a los coches eléctricos

Gill Pratt, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Toyota, ha publicado recientemente un artículo defendiendo la tecnología híbrida e híbrida enchufable frente al coche eléctrico en la lucha contra el cambio climático. ¿Lo más curioso? Que el directivo conduce un Tesla Model X, un automóvil 100% eléctrico fabricado por una empresa de la competencia.

En el artículo, titulado «El carbono es nuestro enemigo: utilicemos todo lo que tenemos para combatirlo», Pratt explica que los HEV (Hybrid Electric Vehicle) y PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) son necesarios para reducir las emisiones del parque automovilístico debido a que el suministro de baterías todavía es limitado.

Además, Pratt afirma que la fabricación de celdas de batería para los BEV (Battery Electric Vehicle) sigue siendo cara y contaminante, por lo que deben «distribuirse de forma inteligente». «Esto significa colocarlas en una mayor cantidad de vehículos electrificados, incluidos HEV y PHEV, en lugar de colocarlas todas en un número menor de BEV de largo alcance como mi Model X.

Casi nunca ponemos gasolina en nuestro RAV4 Prime híbrido enchufable, cuya batería es una sexta parte de la de nuestro Model X. Con la misma inversión en baterías que nuestro Model X, otros cinco clientes con RAV4 Prime también podrían reducir su huella de carbono«, sentencia Pratt en su artículo, el cual ha levantado una gran polémica en las últimas horas.

Pratt defiende la apuesta de Toyota por los híbridos

«Como resultado, creo, al igual que Toyota, que sería un tremendo error que los gobiernos de todo el mundo prescribieran soluciones limitadas como insistir en que todos los vehículos sean BEV. En cambio, la mejor solución es permitir que los fabricantes innoven con diversos trenes motrices y los conductores puedan elegir el tren motriz bajo en emisiones que mejor se adapte a sus circunstancias».

A pesar de que muchos defienden el punto de vista de Pratt, a la hora de la verdad diversos estudios han demostrado que la mayoría de propietarios de vehículos híbridos enchufables casi nunca los cargan, por lo que la reducción de emisiones que se logra con ellos es anecdótica o directamente inexistente.

Conscientes de que la hibridación es solo un parche que no soluciona el problema de raíz, las autoridades europeas han anunciado recientemente que, a partir del año 2035, en el viejo continente quedará prohibida la venta de automóviles nuevos con motores térmicos, dejando como únicas alternativas posibles los BEV y los FCEV (Fuel Cell Electric Vehicle).

Fuente | Green Car Congress

Relacionadas | Daihatsu y Suzuki se unen a Toyota para desarrollar vehículos comerciales eléctricos

Compártelo: