El Wuling HongGuang solo deja 12 euros de beneficio por unidad vendida

En los últimos años hemos visto como gran parte de los fabricantes se han lanzado al mercado del coche eléctrico empezando su oferta desde los segmentos más costosos. Algo que tiene que ver con el mayor margen que se mueve en estos y que permite amortiguar algo mejor el mayor coste de producción de los eléctricos. Algo que ahora podemos ver de una forma más gráfica con la publicación del margen de beneficio por unidad vendida del low cost eléctrico chino, el Wuling HongGuang Mini.

Para los que no conozcan esta propuesta, se trata de un modelo diseñado y fabricado entre General Motors y SAIC, que ha dado como resultado una de las primeras apuestas por el bajo coste que no renuncia a ciertos niveles de calidad y acabados. Un paso adelante respecto a los cuadriciclos y otras propuestas que buscaban reducir costes a base de ofrecer un producto de muy baja calidad.

El Hongguang MINI EV cuenta por ejemplo con cuatro plazas. Y eso a pesar de contar con un cuerpo de apenas 2.9 metros de largo. Algo que ya de por si le otorga una ventaja en un segmento normalmente ocupado por modelos de dos plazas. Por lo demás, cuenta con una velocidad máxima de 100 km/h, y una pequeña batería de entre 9.2 y 13.8 kWh, que le otorgan una autonomía bajo el ciclo chino de entre 120 y 177 km, que podrían ser en torno a los 104 y los 150 km bajo el ciclo WLTP.

Lo mejor sin duda es su precio. Apenas 3.500 euros al cambio y después de descontar las ayudas públicas. Una cifra rompedora que le ha aupado a la primera posición de ventas de coches eléctricos en China.

El precio del Wuling y su margen de beneficio

Pero esta apuesta se ha topado con un problema que suelen arrastrar muchos modelos en su primera fase de lanzamiento. Su baja rentabilidad. Y es que según el portal Xcar, este modelo apenas deja un margen de beneficio de 89 yuanes por unidad vendida. Una cifra que al cambio no llega a los 12 euros.

Esto podría ser interpretado como un fracaso. Pero no lo es. Primero por ser un modelo de reciente lanzamiento que todavía tiene que incrementar su producción y economía de escala. Por lo tanto el tiempo juega a su favor con la reducción de costes de elementos como baterías.

Pero el más importante es que tal como han hecho otros grupos, como Tesla, Renault o Nissan, por cada unidad vendida la marca logra hacerse con créditos de emisiones en China. Unos créditos que podrá vender a otros grupos y aumentar de forma sustancial el margen por unidad vendida.

Según las fuentes, cada crédito tiene un valor de 3.000 yuanes, o 391 euros al cambio. Y cada unidad del Wuling se lleva dos créditos. Esto hace que el margen de beneficio aumente de forma significativa cuando se coloquen esos créditos de emisiones.

Un factor que permitirá precisamente al grupo ganar tiempo y lograr rentabilizar su inversión incluso antes de lo previsto mientras perfeccionan sus líneas de suministro y de producción, para extenderlo a otros modelos y de esa forma encarar un futuro más claro en lo económico.

Relacionadas | ¿Puedo recargar un coche eléctrico con un generador eólico portátil? El Wuling Mini demuestra que si

Compártelo: