Elon Musk admite que la conducción autónoma es más difícil de lo que pensaba

La llegada de un coche eléctrico capaz de conducir por sí mismo parece mucho más lejos que ayer, a menos en el mundo Tesla. Las últimas declaraciones de Elon Musk ponen de manifiesto lo difícil que, a la hora de la verdad el reto es muy alto y complicado de conseguir.

Durante años el propio Elon Musk ha anunciado la inminente llegada de la activación completa del FSD (paquete de conducción autónoma). Pero una y otra vez la marca estadounidense ha ido demorando las fechas preestablecidas.

Lejos queda la fecha de 2018, que se retrasó a 2019, luego a 2020, y ahora de nuevo aparecen dificultades para su expansión más allá de la beta limitada.

Pese a que desde 2020 un limitado grupo de selectos usuarios y betatesters, propietarios de vehículos Tesla disfruta de la versión beta del FSD, como FCE reportado para comprobar los avances de este software, a día de hoy esta conducción autónoma sigue necesitando de la iteracción del conductor humano.

La nueva actualización V9 del FSD tenía que haber llegado hace tiempo y desde que Elon Musk la anunció, ya se han producido dos retrasos oficiales.

Esto ha llevado a diferentes usuarios a trolear al propio Musk puesto que tras pagar 10.000 dólares extra por el FSD en los Estados Unidos, las promesas siguen sin hacerse realidad.

Un ejemplo ha sido el tuit del usuario @BLKMDL3 (Zack) quien ha cambiado el nombre de su Tesla bautizándolo como «Dos Semanas» en honor a la promesa inicial de Elon Musk.

https://twitter.com/BLKMDL3/status/1411076601966518277?s=20

La respuesta del CEO de Tesla no se ha hecho esperar. No sin antes reconocer que conseguir la conducción autónoma es mucha más difícil de lo que pensaba.

«Jaja, FSD 9 beta se enviará pronto, ¡lo juro! La conducción autónoma generalizada es un problema difícil, ya que requiere resolver una gran parte de la IA del mundo real. No esperaba que fuera tan difícil, pero la dificultad es obvia en retrospectiva. Nada tiene más grados de libertad que la realidad», ha respondido Elon Musk a las críticas y protestas de los usuarios.

Opinión

Una arriesgada estrategia la de llevar el aspecto comercial por delante de los desarrollos técnicos que tiene sus puntos positivos para la marca, pero como vemos también algunos negativos. Algo con lo que tendrá que lidiar Tesla para evitar que su imagen de marca se vea manchada por las promesas incumplidas, algo a priori innecesario si tenemos en cuenta que la demanda es extremadamente sólida y esta no para de crecer.

Compártelo: