GAC muestra un sistema de carga rápida de coches eléctricos con tiempos similares al repostaje de un coche con motor de combustión

Los tiempos de carga ha sido uno de los grandes retos a superar para la expansión definitiva y masiva del coche eléctrico. Algo que permitirá a los propietarios no sólo poder completar grandes desplazamientos sin problemas, sino también incluso poder tener un eléctrico sin necesidad de contar con una plaza de garaje privada. Ahora el fabricante chino GAC ha mostrado un sistema de carga ultrarrápido capaz de reducir todavía más los tiempos de carga, y que los acerca «peligrosamente» a los de repostaje de un coche con motor de combustión, y que además no afecta a la vida útil de la batería.

Este sistema ha sido probado en el GAC Aion. Un impresionante SUV compacto dotado de un avanzado pack de litio formado por las nuevas celdas NCM811, con entre 70 y 80 kWh de capacidad útil según versión. Una propuesta muy completa con casi 500 km de autonomía WLTP estimada.

Para la ocasión, GAC mostró su tecnología de carga súper rápida en dos versiones, 3C y 6C. Un sistema que ha mostrado en un evento propio hace unos días donde anunciaba una velocidad de recarga similar al repostaje de un coche diésel o gasolina.

Con la versión de carga rápida a 3C, la compañía ha indicado que los vehículos puedan pasar del 0% al 80% en apenas 16 minutos, mientras que la sesión del 10% al 80% se logra completar en apenas 10 minutos. Por lo tanto, si paramos a tomar un café, tendremos que pedirlo templado.

Podemos comparar estas cifras con lo logrado por el sistema de 800V del grupo Hyundai, que en el IONIQ 5 necesita solo 18 minutos para pasar del 10% al 80%.

Pero si los tiempos de la versión 3C nos parecen llamativos, los de la variante 6C son demenciales. Con este sistema, el Aion logra recuperar desde el 0% al 80% en apenas 8 minutos, y pasar del 30% al 80% en solamente 5 minutos. En este caso, el café tendrá que ser directamente para llevar.

En la demostración de su tecnología de carga, no sólo se mostró una elevada potencia pico, sino también que la curva que lograba era igualmente impresionante. Y es que con la batería al 80%, el sistema mostraba una potencia de 481 kW, con un voltaje de 855.6V y 562.5 amperios. Una prueba durante la cual el coche pudo recuperar 35.1 kWh, unos 200 km de autonomía, en apenas 4 minutos.

En cuanto a si la alta potencia de carga afectará la vida útil de la batería, la compañía dijo que si el vehículo se usa todo el año a temperatura ambiente con una carga rápida de 6 ° C, la vida útil de la batería puede alcanzar 1 millón de kilómetros.

Lo mejor de todo es que no hablamos de pruebas de laboratorio y un proyecto publicitario o de futuro. La empresa china tiene previsto comenzar el despliegue de una red de carga ultrarrápida con 100 estaciones ya este mismo año, mientras que el primer modelo comercial que podrá sacar el máximo partido de la misma será el Aion V, que llegará en septiembre con versión 3C y una 6C, con 500 km de autonomía.

Relacionadas

Compártelo: