Irizar se hace con un mega contrato con París para entregar 113 autobuses eléctricos

La decidida apuesta de la empresa española Irizar por los autobuses eléctricos ha tenido esta semana un nuevo e importante premio. Un enorme contrato de suministro de más de cien unidades de sus autobuses eléctricos a la ciudad de París.

Serán autobuses 100% eléctricos de la nueva generación del modelo Irizar ie bus. En los dos primeros años, Irizar e-mobility entregará 113 unidades de este modelo que como recordamos cuenta con un cuerpo de 12 metros y batería de 350 kWh.

Un pack que según el fabricante en entornos urbanos y en condiciones climáticas estándar, permitirá al autobús lograr una autonomía aproximada de 250 kilómetros con cada carga, lo que supone unas 17 horas de operación. Unos modelos que se cargarán en la base durante las noches.

La electrónica, las comunicaciones, así como sus principales componentes y sistemas que incorporan son de tecnología propia del Grupo Irizar, que ha sido pionero en aportar soluciones de electromovilidad con una visión holística para las ciudades.

Según Imanol Rego, Director General de Irizar e-mobility: “Estamos muy agradecidos a la RATP por la confianza que han depositado en nosotros para renovar su flota de autobuses. Poder implementar nuestras soluciones de electromovilidad en una ciudad como Paris, referente en electromovilidad a nivel mundial, es todo un reto para nosotros y no podemos estar más orgullosos. Sin duda, es un proyecto muy ambicioso que supone un gran avance en nuestro posicionamiento en el mercado francés y reafirma nuestra estrategia de ofrecer soluciones y servicios llave en mano para un transporte colectivo sostenible, eficiente, inteligente, accesible, seguro y conectado”.

Una flota que ayudará a la ciudad de París en su transición energética y a alcanzar los ambiciosos objetivos alcanzados precisamente en la ciudad de Paris. Este proyecto se enmarca dentro del programa Bus2025 de la RATP, financiado por Île-de-France Mobilités, que tiene como objetivo convertir todos los autobuses operados por la RATP a eléctricos y al biogás para 2025. Con este plan, la huella de carbono de la RATP se reducirá en un 50% (referencia 2015*).

Todo un éxito a la apuesta de la empresa vasca que ha sido una de las pioneras en apostar por los sistemas 100% eléctricos. Una elección que ahora está dando sus frutos en un mercado que se ha inclinada claramente hacia los sistemas eléctricos a batería frente a otras alternativas.

Relacionadas

Compártelo: