Mercedes cobrará una suscripción anual por usar al completo el sistema de ruedas traseras directrices en el EQS

Durante la presentación del Mercedes EQS, uno de los aspectos más destacados ha sido un interesante sistema de ruedas traseras directrices, que permitían a la berlina eléctrica de 5 metros mejorar su maniobrabilidad y lograr un radio de giro de apenas 10,9 metros (similar al de un compacto). Ahora el fabricante alemán ha confirmado que para acceder al sistema en su totalidad, los clientes tendrán que abonar una suscripción anual.

Según indica la revista alemana Auto Motor Sport, el sistema de Mercedes contará con dos niveles. Uno que permitirá girar a las ruedas traseras 4.5 grados, y que formará parte del equipamiento del coche, mientras que los clientes que quieran acceder a los 10 grados máximos, tendrán que abonar una suscripción anual de 489 euros, o por un precio de 1.169 euros durante tres años (389 euros/año).

Además, los clientes que quieran acceder a esta suscripción tendrán que tener adquirido el paquete de estacionamiento. Un extra que añade una cámara de 360 ​​grados a bordo.

Lo más curioso es que el Mercedes Clase S también tiene el sistema de ruedas traseras directrices, pero sus propietarios no tendrán que abonar una suscripción por acceder a su máxima capacidad, siendo eso si un extra con un coste único de 1.550 euros.

La pregunta claro es ¿por qué? Según Mercedes: «El sistema direccional del eje trasero hasta 10 grados no es posible si el coche está equipado con neumáticos mixtos. Esta opción está disponible para la Clase S, por lo que no está disponible una actualización por control remoto. No ofrecemos el EQS con neumáticos mixtos, por lo que no es un problema en este caso«.

Unas declaraciones que echan más leña al fuego de una decisión que parece se convertirá en tendencia en los próximos años donde los fabricantes buscarán nuevas fórmulas de ingresos que compensen los menores costes de mantenimiento de los modelos eléctricos.

Por ejemplo, Volkswagen y Tesla pondrán en marcha un sistema de suscripción para sus sistemas de conducción autónoma o autopilotada. En el caso del fabricante alemán, tendrá un coste de 7 euros por hora, mientras que el de Tesla será de entre 99 y 199 euros por mes según la versión.

Ford también se ha apuntado, obligando a los clientes que quieran disfrutar del sistema de asistencia a la conducción, Ford Co-Pilot 360, pagar un extra de 3,200 dólares incluido en el paquete opcional Comfort and Technology y posteriormente cobrar por su uso.

En el caso del mercado norteamericano los propietarios que adquieran el paquete extra del Mach E, si quieren poder disfrutar del competidor del Autopilot tendrán que desembolsar otros $ 600, cifra que solo les permitirá disfrutar del asistente a la conducción durante tres años.

Una medida totalmente legítima, pero que tiene que ser tratada con cierto tacto por parte de las marcas si no quieren que un formato largamente normalizado en otros sectores, como los videojuegos, sea visto como el enemigo por los compradores de coches.

Relacionadas

 

Compártelo: