¿Por qué Tesla está aumentando su red de Supercargadores a 300 kW?

En la actualidad la red de carga más extensa y fácil de usar disponible en tres continentes es propiedad de Tesla. Los usuarios y propietarios de sus coches eléctricos pueden acceder a una red que ha convertido en todo un acierto estratégico para desarrollar la movilidad cero emisiones.

La reciente actualización a 250 kW de las nuevas estaciones dotadas de cargadores V3, aún está en plena expansión. A pesar de esto Elon Musk, CEO a disgusto de Tesla, acaba de anunciar que la red alcanzará una potencia máxima de 300 kW, como ha publicado FCE.

La velocidad de carga ha sido, además de su extensa red de cargadores, uno de los argumentos de venta más utilizado por Tesla. La llegada de la competencia, sobre todo de las marcas alemanas ha desatado una carrera por cargar la batería en el menor tiempo posible.

Red de carga de 300 kW

La llegada del Porsche Taycan (limitados actualmente a 270 kW) y la red IONITY, con potencias de carga de 350 kW (en algunas ubicaciones) ha elevado la apuesta. El aumento de potencia de Tesla es una clara respuesta a la propuesta germana en la carrera por igualar los tiempos de ‘repostaje’ del coche de gasolina.

El aumento de potencia de la red de carga que cuenta con 25.000 puntos de carga en todo el mundo y que no para de crecer, supone dotar a los coches de la firma de Palo Alto de un nuevo impulso que se suma a su amplia autonomía.

Conseguir una flota de automóviles 100% eléctricos que destacan por su alcance con una sola carga y unirla a una red de carga ultra-rápida capilar, supone romper para siempre los tabúes y los temores para dar el salto al coche eléctrico.

Este es el motivo detrás de la decisión de Tesla de aumentar la potencia hasta los 300kW. Esto les permite acercase a las velocidades de la competencia limitando el diferencial de tiempo en cada parada en un cargador.

Nuevas baterías y más kW

La llegada de la batería estructural compuesta por las nuevas celdas 4680, que pronto comenzará a instalar en las unidades fabricadas en Fremont, ofrece un potencial de carga más elevado respecto a las baterías anteriores.

Pese a todo, los Tesla Model 3 y Model Y están capacitados para cargar a la nada despreciable potencia de 250 kW. Una cifra que cada vez más cargadores de Tesla ofrecen dejando a trás los 150 kW iniciales.

Pese a todo, incluso con la red antigua de Tesla a 150 kW, los tiempos de carga de cualquier modelo son verdaderamente reducidos. Sobre todo si se compara con los 50 kW que ofrecen la mayoría de puntos que siembran la paupérrima red de carga nacional de terceras compañías.

La llegada de la batería estructural compuesta por las nuevas celdas 4680, que pronto comenzará a instalar en las unidades fabricadas en Fremont, ofrece un potencial de carga más elevado respecto a las baterías anteriores.

Pese a todo, los Tesla Model 3 y Model Y están capacitados para cargar a la nada despreciable potencia de 250 kW. Una cifra que cada vez más cargadores de Tesla ofrecen dejando atrás los 150 kW iniciales. Algo que reducirá todavía más el tiempo de carga de los modelos de Tesla, y que permitirá mejorar algo la curva que es muy acusada con un pico elevado en las primeras fases, que rápidamente se desinfla. Algo que las nuevas potencias y las nuevas baterías permitirán mejorar.


La pregunta es entonces cuánto mejorará la velocidad de carga. Como recordamos, respecto a los puntos de 150 kW, los V3 de 250 kW han reducido el tiempo un 50%, eso si, añadiendo la climatización de la batería. Un sistema automático que empieza a preparar el pack cuando nos acercamos a un Supercargador.

En la actualidad con un SupercargadorV3 un Model 3 Long Range necesita 26 minutos para pasar del 2% al 80%, mientras que para el 100% necesitará un total de 54 minutos. Tiempos que sin duda mejorarán algo con los nuevos cargadores de 300 kW.

Compártelo: