Para Volkswagen, una fiscalidad más justa permitirá que los coches eléctricos sean más económicos que los diésel y gasolina

Una de las principales noticias de este mes de julio no ha tenido grandes titulares. Ha sido la renovación hasta 2025 de Herbert Diess como máximo responsable del grupo Volkswagen. Algo que permitirá al directivo seguir con su plan de transformación donde el coche eléctrico es una de las principales claves.

Según Diess: «En pocos años los coches eléctricos ya no necesitarán ayudas públicas, porque serán más baratos de fabricar que los modelos con motor de combustión. Los coches eléctricos serían incluso más atractivos económicamente en la actualidad si la fiscalidad fuese diferente

Para el directivo alemán, uno de los problemas es que mientras Europa presiona para reducir las emisiones contaminantes, al mismo tiempo entrega miles de millones de euros al año en subvenciones al diésel.

Sólo en Alemania están subvencionado con 8.000 millones de euros en beneficios fiscales al año a este combustible, que son ocho veces el presupuesto del programa de ayudas a la compra de coches eléctricos en Alemania.

Incluso sectores tan contaminantes como la aviación disfruta de una vergonzosa exención de impuestos al queroseno. Situaciones que para el Sr Diess: «distorsionan el mercado, son perjudiciales para la protección del clima y deberían terminar lo antes posible«.

Además de coches, Volkswagen también quiere explorar el futuro del desarrollo de motores limpios para barcos. Un sector donde una de las empresas del grupo, Man, se ocupa de casi el 50% de la producción actual de motores marinos.

Para el directivo, se abre una gran posibilidad de reducir las emisiones optando por la conversión de los motores a gas natural, y luego optar por el amoníaco. Un combustible que al igual que el hidrógeno, se puede producir utilizando energías renovables, pero es más fácil y económico de transportar, almacenar y usar al no necesitar grandes depósitos a alta presión.

Vía | Wiwo

Relacionadas 

Compártelo: