Dos graves accidentes del NIO ES8 ponen las miradas en el funcionamiento del sistema de conducción autopilotada

En los últimos días dos accidentes han puesto todas las miradas sobre la startup china NIO. Dos siniestros que se han saldado con una víctima mortal y donde según las primeras investigaciones y filtraciones de datos, ha estado involucrado el sistema NOP (Navigation On Pilot) que llevan sus modelos.

El más grave ha tenido lugar la madrugada del pasado sábado, cuando Lin Wenqin, de apenas 31 años, ha muerto en un accidente en una autovia de la región de Fujian cuando circulaba con su NIO ES8. Un conocido empresario de la restauración que ha fallecido causando una fuerte repercusión en los medios locales al determinar las primeras filtraciones de datos que estaba circulando con el sistema de ayuda a la conducción encendido.

Al parecer, este sistema que recordamos cuenta con el avanzado chip de conducción autónoma Mobileye EyeQ4, que no ha detectado un objeto en una zona de obras, lo que provocó el impacto. Algo que todo hace indicar que más que posiblemente y a falta de los resultados de la investigación de la policía, el conductor no estaba prestando atención a la carretera.

Esto lo refrenda la publicación de los primeros datos realizada por el portal Chinastarmarket.cn, estos muestran que durante el fatal recorrido, el vehículos se había movido en un recorrido de 85 kilómetros y 113 minutos, donde había promediado velocidades de entre 45 y 114 km/h. Un trayecto que en un 84.7% había sido realizado con el sistema de conducción autopilotado conectado.

Los datos muestran que durante el proceso de conducción, el vehículo aceleró bruscamente una vez y no se registró ninguna frenada de emergencia antes del accidente. Algo que nos indicaría que el vehículo no ha identificado el objeto contra el que ha chocado el vehículo.

Intervención polémica del fabricante

Este trágico siniestro además tiene un componente polémico añadido no sólo por la notoriedad del propietario del vehículo, dueño de una extensa red de más de 500 restaurantes, sino por la presencia de un técnico de NIO en el lugar del accidente, presuntamente y siempre según los medios chinos, sin permiso de la autoridad de tráfico para acceder a los datos del vehículo.

Según los medios asiáticos citando al abogado de la familia «El técnico de NIO tuvo acceso al vehículo para operarlo sin el consentimiento de la policía de tránsito. La policía de tránsito había convocado en comisaría al técnico de NIO para hacer una declaración sobre este asunto

Si el resultado de la investigación es que los datos del vehículo fueron manipulados o destruidos, el técnico será sospechoso de un delito y NIO será totalmente responsable del accidente, dijo el abogado.

Segundo accidente

El otro accidente que ha sufrido un NIO usando el sistema de conducción autopilotada ha tenido por suerte un final más feliz. Un percance del que ya hay detalles oficiales y que ha tenido lugar en las autovías de Pekín.

En este caso el coche no ha sido capaz de interpretar la presencia de una mediana que separaba los sentidos de la marcha, lo que ha provocado el impacto contra el mismo y la posterior colisión contra el vehículo que circulaba en sentido contrario. Por suerte como decimos, sin lamentar más que daños personales pero sin víctimas mortales.

Dos percances que ponen sobre la mesa las limitaciones de los sistemas de ayuda a la conducción, que como hemos dicho ya muchas veces, son un complemento al conductor humano, que debe mantener en todo momento la plena atención en la carretera para intervenir en caso de detectar algún peligro que no sea visto por el sistema del vehículo.

Fuente | M.21jingji | Chinastarmarket

Compártelo: