Citroën ë-C3 y FIAT Panda: así serán los coches eléctricos más asequibles de Stellantis

La carrera por alcanzar el coche eléctrico de masas está más encarnizada que nunca. Los tres principales grupos europeos (Renault, Stellantis y Volkswagen) lanzarán a mediados de la década una completa ofensiva en el segmento B (utilitarios) con un claro objetivo: popularizar de una vez por todas la movilidad eléctrica en el viejo continente.

Renault se valdrá de la plataforma modular CMF-BEV (derivada de la CMF-B de los Clio y Captur) para desarrollar dos coches eléctricos inspirados en la estética de los R5 y 4L, sus dos clásicos más recordados. Estos remakes tendrán un precio de partida aproximado de 20.000 euros antes de ayudas, siendo un 33% menos costosos que el actual ZOE.

Ambos dispondrán de un motor de 136 CV (100 kW) desarrollado por la propia marca, mientras sus baterías con celdas NCM de origen Envision AESC les permitirán homologar una autonomía comprendida entre los 350 y los 400 km WLTP (dado que el R5 será un hatchback y el 4L un SUV, es de esperar que el primero logre un alcance superior). Su llegada al mercado está programada para 2024 y 2025 respectivamente.

En paralelo, el Grupo Volkswagen lanzará una «Entry Family» formada por tres B-SUV eléctricos bajo las marcas Volkswagen, Skoda y SEAT/CUPRA (todavía no está claro cuál de las dos firmas españolas será la encargada de comercializar este modelo). Frente a las propuestas de Renault, que se fabricarán en Francia, los modelos de Volkswagen se construirán en España.

Citroën y FIAT serán las marcas generalistas de Stellantis

Por el momento no está claro si estos todocaminos urbanos harán uso de la plataforma modular MEB o si por el contrario se asentarán sobre la más moderna SSP, si bien lo más probable es que con el objetivo de reducir costes esta última sea la elegida. Su precio de partida será similar al de las propuestas de Renault: 20.000 euros.

El recién creado grupo Stellantis no se quedará atrás y, haciendo uso de la segunda generación de la plataforma eCMP, desarrollará dos utilitarios eléctricos low-cost: el Citroën ë-C3 (que derivará directamente del Citroën C3 de cuarta generación) y el FIAT Panda (aunque el actual Panda se encuadra en el segmento A, su sustituto crecerá en tamaño para pasar a ubicarse en el segmento B).

De acuerdo con una serie de informaciones preliminares, ambos modelos dispondrán de un motor de 80 CV. Sus baterías tendrán una capacidad inferior a los 40 kWh y montarán celdas LFP (litio-ferrofosfato) de origen SVOLT. Está confirmado que el Citroën se producirá en Trnava (Eslovaquia), por lo que probablemente su mellizo de FIAT también se fabrique en dicha planta.

Aunque los Opel Corsa-e y Peugeot e-208 deberían recibir sendas variantes de acceso con los mismos motores y baterías, los ë-C3 y Panda serán algo más asequibles al emplear una versión de la plataforma eCMP con especificaciones low-cost, siendo inferiores a sus hermanos en aspectos como la insonorización, los acabados y el equipamiento. Su llegada al mercado está programada para 2023 (Citroën) y 2024 (FIAT).

Relacionadas | Stellantis: las marcas premium Alfa Romeo, DS y Lancia serán 100% eléctricas en 2027

Compártelo: