El Mercedes-Benz EQS carga más rápido de lo esperado: un análisis de su curva de carga demuestra que supera al Tesla Model S Plaid

El Mercedes-Benz EQS es el nuevo buque insignia eléctrico de la firma de la estrella. Esta berlina de representación ha conseguido captar la atención del resto de la industria gracias a su trabajada aerodinámica (con un Cx de 0,20 se sitúa como el automóvil más aerodinámico del mercado), a su eficiencia y a su autonomía (hasta 770 km WLTP).

Curiosamente, el EQS tiene una arquitectura eléctrica de 400 voltios, algo que en su momento pilló por sorpresa a algunos debido a que cada vez son más los fabricantes (Audi, Hyundai, Porsche…) que están apostando por los sistemas de 800 voltios. A pesar de ello, las especificaciones de carga anunciadas por Mercedes-Benz (potencia pico de 200 kW en corriente continua, hasta 300 km WLTP recuperados en 15 minutos, 10-80% en 31 minutos…) resultaban competitivas frente a los mejores modelos del mercado.

Ahora, el medio especializado InsideEVs ha realizado un análisis en profundidad de la curva de carga del EQS utilizando datos del canal alemán Autogefühl. Los resultados han sido incluso mejores de lo esperado inicialmente, quedando confirmado no solo que la joya de la corona de Mercedes-Benz se codea con los mejores contendientes del panorama, sino también que las arquitecturas de 400 voltios siguen siendo competitivas.

En su versión de 107,8 kWh, el Mercedes-Benz EQS alcanza una potencia de carga máxima de 207 kW, superando por tanto los datos facilitados por el propio fabricante. A partir de un SoC (state of charge, porcentaje de carga) del 4-5% la potencia aumenta rápidamente hasta alcanzar su pico, que se mantiene hasta algo más de un 25% de carga. Después va disminuyendo suavemente hasta quedarse en 115 kW al 80% de SoC.

El EQS tarda solo 28 minutos en pasar del 10 al 80% de carga, mejorando en 3 minutos las especificaciones oficiales, mientras que del 20 al 80% se demora 25 minutos. La sesión de carga completa de Autogefühl duró un total de 31 minutos. La potencia media durante el tramo comprendido entre el 20 y el 80% de SoC fue de 155 kW; es decir, un 75% de la potencia pico.

La tasa de carga máxima (potencia de carga/capacidad de la batería) es de 1,8C, mientras que la tasa de carga media del 20 al 80% de SoC se sitúa en 1,35C. Estos valores son algo conservadores, posiblemente debido a que Mercedes-Benz no quiera forzar el pack. La velocidad de carga media (20-80% de SoC) es de 18,5 km/minuto, siendo el pico de 25 km/minuto.

Comparado con algunos de los modelos más avanzados del mercado en este apartado (Hyundai IONIQ 5, Tesla Model 3 Long Range AWD, Tesla Model S Plaid), el Mercedes-Benz EQS no desentona. Aunque todos ellos tienen una potencia pico superior (224 kW el IONIQ 5, 249 kW el Model 3 y 250 kW el Model S), la potencia media (170 kW el IONIQ 5, 94 kW el Model 3 y 130 kW el Model S) y el tiempo en pasar del 20 al 80% de carga (15 minutos el Hyundai, 31 minutos el Model 3 y 27 minutos el Model S) son cercanos.

Aunque el coreano es el más rápido, también es el que tiene menos batería (72,6 kWh) y autonomía (481 km WLTP). La tasa de carga pico (2,9C el IONIQ 5, 3C el Model 3 y 2,5C el Model S) es superior a la del EQS en todos los casos, mientras que la tasa de carga media de los Tesla (2,2C el IONIQ 5, 1,1C el Model 3 y 1,3C el Model S) resulta curiosamente inferior a la del Mercedes-Benz.

Si analizamos la velocidad de carga media del 20 al 80% de SoC, veremos que el EQS también resulta muy competitivo: el Hyundai IONIQ 5 llega a 18,8 km/minuto, el Tesla Model 3 se queda en 12,5 km/minuto, y el Tesla Model S cierra con 14,2 km/minuto. Por lo tanto, el alemán supera a los hermanos estadounidenses y roza al asiático, demostrando que la potencia máxima no es lo más importante a la hora de realizar cargas rápidas.

Fuente | InsideEVs

Relacionadas | Mercedes cobrará una suscripción anual por usar al completo el sistema de ruedas traseras directrices en el EQS

Compártelo: