El primer Volkswagen ID.4 preserie se ha fabricado en Chattanooga (EEUU)

El crossover eléctrico de nueva generación, que ya es un éxito en Estados Unidos, está llegando desde Europa por vía marítima desde febrero de este año. No llegan todos los coches que demanda la clientela, por lo cual producir allí es necesario, pero es un proceso que necesita preparación. La fábrica de Chattanooga, en el Estado de Tennessee, se prepara para la transición a la electromovilidad. De hecho, al 2022 Passat (versión americana) ya le están despidiendo con una edición limitada.

Scott Keogh, responsable de Volkswagen of America, supervisó personalmente la terminación de la primera unidad preserie del ID.4 en color Glacier White Metallic. Es un paso más en la conversión de Chattanooga en una fábrica de modelos eléctricos, para lo cual Volkswagen ha invertido 800 millones de dólares y está formando a operarios especializados en este campo a través de la Volkswagen Academy y cursos realizados en Alemania.

La producción en serie comenzará el año que viene, probablemente en el tercer trimestre. Mientras tanto hay que validar los procesos, componentes y procedimientos de producción, tal y como explicó Keogh en una publicación en LinkedIn. La producción americana permitirá un mayor ritmo de entregas a los clientes europeos, especialmente si cuando Chattanooga empieza a producir los ID.4 ya se ha dejado atrás la escasez crónica de microchips en fábricas de automoción por todo el mundo. Al cliente estadounidense le será posible acceder al coche por unos 5.000 dólares menos.

Volkswagen ID.4 First Edition

Los plazos se están respetando respecto a lo anunciado el 20 de agosto de 2020, cuando comenzó la producción en serie del Volkswagen ID.4 en Zwickau (Alemania), la primera «e-fábrica» de la marca. En aquellas fechas también comenzó la producción preserie del ID.4 en Anting (China). Así, a lo largo del año que viene, el ID.4 se fabricará en tres continentes, y en los tres mercados más importantes para el constructor alemán.

El ID.4 es el segundo modelo basado en la plataforma 100% eléctrica MEB, el primero fue el ID.3. Se espera que a lo largo de 2021 se produzcan unas 100.000 unidades del ID.4 a nivel mundial; en el primer semestre entregaron 37.292 unidades. Para 2025 se espera haber multiplicado ese volumen por cinco, hasta unas 500.000 unidades anuales, representando casi la tercera parte de los 1,5 millones de coches eléctricos que pretende vender Volkswagen por entonces.

Compártelo: