Elon Musk continúa su viaje por Alemania, y le dice al candidato a Primer Ministro que el hidrógeno es una pérdida de tiempo

Hace unos días hemos visto como Elon Musk llegaba a Alemania donde Tesla está levantando su primera gran fábrica en Europa, un proyecto que se está complicando por momentos mientras que sus últimas dos creaciones: Giga Shanghai y Giga Texas parecen volar en comparación con la Giga Berlín.

Durante su visita a la fábrica de Berlín, Musk ha tenido la oportunidad de reunirse con Armin Laschet, presidente del partido de Angela Merkel (Unión Demócrata Cristiana) y candidado a sustituir a la canciller en las próximas elecciones, que ha compartido un rato ante los medios con el presidente de Tesla.

En esta breve comparecencia además de los agradecimientos habituales por la inversión, un momento ha destacado. Ha sido cuando el Sr Laschet se ha preguntado por cuál sería el futuro de los coches, si hidrógeno o baterías. Algo a lo que Musk ha respondido rápidamente que baterías, siendo el hidrógeno «una pérdida de tiempo».

Sin duda un momento divertido por la risa estruendosa de Musk, pero que denota las diferencias de la visión de los sectores tradicionales y las nuevas compañías que apuestan todo por las baterías como una solución no solo para una movilidad sostenible, sino también para la implantación de sistemas renovables y soluciones para almacenar sus excedentes y compensar sus intermitencia.

Otro momento del vídeo de la agencia DW News compara la velocidad de construcción de la gigafábrica de Berlín con otras infraestructuras como el nuevo aeropuerto de Berlín. Y es que a pesar de los retrasos, está previsto que la primera línea de producción de la planta de Tesla esté lista en octubre para iniciar los test de pre-producción. Algo que supondrá unos cuatro o cinco meses de retraso respecto al plan inicial y un año y medio desde el inicio de las obras. Cifras que comparan con los 9 años de retraso y los 14 años que ha necesitado el aeropuerto para ponerse en marcha.

La Gigafactoría de Berlín aún no puede pisar el acelerador de sus líneas de producción debido a la presión que están realizando grupos como la Asociación de Protección de la Naturaleza de Brandeburgo (NABU) y la Liga Verde. Acciones de las que FCE ha informado durante los últimos meses.

Pese a estas trabas burocráticas y tácticas hostiles por parte de estos grupos en sede judicial, Tesla sigue adelante con su proyecto y ya tiene instaladas las famosas Giga Press, capaces de fabricar 1/3 de la estructura del SUV eléctrico en tan sólo un minuto.

Compártelo: