La lentitud de Jaguar Land Rover en su transformación a lo eléctrico arrastran a Tata Motors

«Estamos muy satisfechos con las posibilidades de Jaguar y Land Rover como una parte importante de nuestro negocio de automoción», dijo Ratan N. Tata, presidente de Tata Motors en 2008 cuando la compañía india alcanzó un acuerdo con Ford para adquirir las dos marcas de lujo británicas por 1.500 millones de euros.

Tras esta adquisición le ha tocado reinventarse para competir en el sector de marcas de lujo eléctrico, tal y como afirmaba Thierry Bolloré, director ejecutivo del grupo Jaguar Land Rover. Bolloré reflexionaba en una entrevista con Autoexpress acerca de la actual gama de Jaguar: «Son excelentes coches y muy bonitos. ¿Se preguntarán entonces por qué no vendemos más?. El consumidor prefiere Audi o BMW. Así que lo que tenemos es un problema de posicionamiento de la marca«.

Una suma de factores lastran las ventas de Jaguar Land Rover

Todas estas dudas de posicionamiento de marca y de dónde encajar en el panorama de ventas en su transformación hacia lo eléctrico han dejado a Jaguar Land Rover de momento bastante atrás a la hora de ofrecer una gama de vehículos con los que posicionarse ante la competencia. A ello hay que sumar, una vez más, que es otra de las marcas afectada por la tan presente crisis de los semiconductores, aunque los especialistas del sector también comentan que la marca ha sido especialmente poco previsora y esta crisis le ha afectado más que a sus competidores.

Por si fuera poco el antiguo ingeniero jefe de Land Rover, Dr. Charles Tennant, declaraba en una entrevista con el diario CoventryLive: «Jaguar Land Rover apostó fuertemente por el diésel para impulsar sus grandes vehículos utilitarios deportivos, que tienen mayor peso y resistencia, por lo que necesitan más energía para propulsarse, hasta el punto de que hasta hace poco el 90% de sus vehículos funcionaban con diésel«, apuntalando más aún, lo difícil que está siendo para la marca su transición hacia lo eléctrico.

De momento la marca tiene un modelo de coche eléctrico en su catálogo de ventas, el Jaguar I-Pace y tiene previsto lanzar la nueva generación de modelos a partir de 2025, año en que Jaguar comenzará a formar una gama totalmente eléctrica. Para entonces, sus rivales, BMW tendrá en el mercado 12 modelos de coches eléctricos, Daimler cuatro y Volvo otros cuatro. Estas cifras indican claramente que Jaguar Land Rover va con bastante retraso respecto a sus homólogos europeos en el lanzamiento de coches eléctricos.

La propia empresa matriz, Tata Motors, con sede en Mumbai, tiene actualmente dos modelos eléctricos en el mercado, el Tigor y el Nexon.

Como consecuencia de todo ello, Tata Motors está pagando el precio de que Jaguar Land Rover esté siendo un competidor tan lento en la carrera de los coches eléctricos. Hay que apuntar aquí el dato de que las acciones de Tata Motors, han perdido un 12% de su valor en los últimos seis meses, tres veces más que el índice de empresas automovilísticas cotizadas.

Para poner en contexto a Jaguar Land Rover, una de las marcas más importantes entre los fabricantes de coches de lujo, recogemos parte de un informe del 20 de agosto de 2021 de Nirmal Bang, una de las principales empresas de intermediación bursátil de la India: «Alrededor del 38-40% de las ventas mundiales de coches eléctricos son de alta gama, y la cuota de mercado de JLR es inferior al 1%«.

Fuente | Business Insider India

Relacionadas | Jaguar Land Rover podría asociarse a Envision AESC para el abastecimiento de sus baterías

Compártelo: