Las ventas de coches eléctricos superan en 2020 las estimaciones de la OPEP para el 2040

Las previsiones de ventas de coches a largo plazo son una quiniela a la que muchos han jugado, y fallado. Es el caso de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que en 2015 presentaba un estudio donde se lanzaba a estimar la evolución del mercado del automóvil a largo plazo, otorgando al coche eléctrico un espacio marginal para 2040.

Este informe indicaba que para ese año habría en el mundo un total de 46 millones de coches eléctricos e híbridos enchufables, de los cuales solo 4.7 millones serían coches eléctricos a batería (BEV). Fecha para la cual el 98% de la flota todavía estaría formada por vehículos con motor de combustión interna. Unos datos de la organización petrolera que indicaban que el pasado 2020, el número de coches eléctricos y enchufables en las carreteras del mundo apenas llegarían a las 1.7 millones de unidades en todo el mundo.

Podemos comparar estas previsiones con los datos reales hasta ahora. Según Bloomberg, a principios de 2020 la flota mundial de coches eléctricos puros (BEV) habría llegado a las 4.7 millones de unidades. Algo que nos indicaría que las ventas han igualado las previsiones de la OPEP 20 años antes. Una flota que ha llegado finalmente a las 6.7 millones de unidades al terminar el pasado año.

Solo el pasado mes de junio se han vendido 400.000 eléctricos puros, algo que llevará las cifras de ventas estimadas hasta los 11 millones a finales de este 2021, duplicando las previsiones de la organización petrolera para 2040.

La pregunta es dónde ha estado el error para tener semejante diferencia entre las previsiones y los datos reales. La respuesta puede estar en factores como el formato de cálculo de los analistas.

Previsión de la flota de coches eléctricos para 2040 según la OPEP

Estos suelen utilizar medidas como las regulaciones sobre emisiones contaminantes, y dibujan un escenario a largo plazo como si esto no fuese a sufrir cambios. Un grave error motivado entre otras razones por una cuestión de autoprotección de las petroleras que buscan desanimar a los inversores, pero también por no conocer como serán las regulaciones futuras.

No hay más que ver la evolución de estas regulaciones en mercados como Europa, donde incluso ya se ha puesto fecha final a la venta de coches de combustión, y que además adelanta en 5 años las previsiones del estudio de la OPEP. Y también en China, donde el gobierno ha puesto en marcha agresivos programas para reducir las emisiones.

Un aspecto que tiene como consecuencia directa que las marcas apuesten cada vez más por los eléctricos, aumentando su oferta y eliminando ofertas de modelos diésel o gasolina.

Datos de ventas de coches eléctricos periodo 2010-2020

Pero también hay errores de cálculo básicos. Por ejemplo, en el aspecto de la reducción de los precio de las baterías. El estudio estimaba que para 2040 el coste de las baterías bajaría entre un 30 y un 50% respecto a los costes de 2015. La realidad es que desde la publicación del estudio hace seis años, el precio del kWh se ha derrumbado un 65%. Una dinámica acompañada por una mejora de factores como la densidad energética y la durabilidad.

Ahora el último informa de la OPEP ha recalculado sus datos indicando que para 2040 habrá en el mundo 300 millones de coches eléctricos, aunque curiosamente no se meten a pronosticar aspectos básicos como el coste de las baterías, su evolución en aspectos como la densidad energética.

Una estimación que posiblemente se quede obsoleta también en pocos años, y es que a pesar de que quedan muchos mercados que ni se pueden planear el poner un límite de emisiones o una fecha al final de las ventas de coches de combustión, la realidad es que los principales mercados y destino del grueso de las ventas, Europa, China, Estados Unidos y Japón, caminan irremediablemente hacia la electrificación. Algo que tendrá su impacto no solo en las ventas, sino en la inversión en nuevos motores.

Algo que arrinconará poco a poco a los sistemas diésel y gasolina, que serán cada vez más caros de producir y que dejarán de ser interesantes incluso en los mercados emergentes donde solo la red de recarga pude frena la implantación de los eléctricos.

Relacionadas | Mercedes-Benz presenta su nueva estrategia: en 2030 estará preparada para ser una marca 100% eléctrica

Vía | Bloomberg

Compártelo: