Los grandes fabricantes de baterías asiáticos pisan el acelerador para mantener su liderato y frenar a Europa

Mientras que Europa comienza a visualizar la importancia estratégica que las baterías supondrán para la economía del futuro más inmediato, los líderes del sector pisan a fondo el acelerador para mantener su posición de dominio del mercado y evitar que otras economías sean independientes tanto tecnológicamente, como a nivel de producción.

Mientras que el viejo continente comienza a pensar cómo liberarse de la dependencia que en la actualidad y futuro próximo tiene de los grandes fabricantes establecidos en Asia, estos por su parte, no tienen intención de renunciar al liderazgo.

En un futuro donde la economía y la sociedad estará sedienta de energía y necesitará retener esta en sistemas de almacenamiento para evitar usar centrales contaminantes, la carrera por ser el número uno hace años que ha comenzado.

Asía es un hueso duro de roer

Empresas como LG Energy Solutions están estableciendo acuerdos vinculantes que le aseguran el 100% de los suministros de níquel y cobalto producidos por Australian Mines en la mina Sconi.

Por su parte, desde China, Contemporary Amperex Technology Co. Limited, más conocida como CATL ya tiene perfectamente planificada la colocación de acciones por un valor de 58,2 mil millones de yuanes (7,63 mil millones de euros). El objetivo de esta cantidad ingente de dinero es disparar la producción de baterías de iones de litio mediante seis grandes proyectos.

Pero no sólo las grandes empresas están luchando por asegurarse una posición dominante y de dependencia a nivel global. Naciones como China aprovechan la situación geopolítica actual para mover ficha y asegurarse importantes yacimientos de litio y otras tierras raras, en países que viven una situación convulsa en la actualidad como Afganistán.

Desde Corea del Sur

El gigante de las baterías surcoreano LG Energy Solutions ha firmado con Australian Mines un contrato de seis años a partir de 2024. Esa fecha marcará el acceso total por parte del fabricante las 71.000 toneladas de níquel y 7.000 toneladas de cobalto que ofrece a empresa minera.

Con este tipo de movimientos, estas empresas se aseguran las materias primas claves con las que fabricar baterías que cubran un amplio rango de usos, incluidas las necesarias para el coche eléctrico.

De hecho, la idea de la compañía surcoreana es producir baterías para 1,3 millones de vehículos eléctricos, todos ellos con autonomía superiores a los 500 kilómetros con una carga completa.

Por su parte Australian Mines se ha comprometido a extraer metales preciosos de forma sostenible, mediante el conocido como «método seco«. Gracias a esta tecnología se puede eliminar el uso de estanques y presas, lo que ahorra recursos hídricos y disminuye la contaminación generada por la extracción de estos materiales.

Desde China

Pero si hay alguien que piense en grande es China, nación donde el gobierno trabaja en sincronización con sus grandes empresas nacionales, o quizás al revés. La compañía CATL quiere Invertir, investigar e innovar, ampliando su producción de baterías para coches eléctricos con una inversión de 9.000 millones de dólares, como ha publicado este medio.

El lanzamiento de esta enorme campaña de financiación pretende utilizar los nuevos fondos recaudados para ampliar su capacidad de producción no sólo en su propio país, donde se levantarán nuevas y enormes fábricas en las provincias de Fujian, Zhejiang y Guangdong.

Europa también está en el punto de mira de CATL, puesto que ha elegido a Alemania como país, donde erigir su nueva e innovadora fábrica en el viejo continente.

El objetivo de este gigante de la industria china pasa por satisfacer a sus clientes. Entre estos destaca la china Geely, pero también el coloso de la industria automotriz Volkswagen, sin olvidar a Tesla, que necesita todas las baterías que puedan venderle e incluso más para sacar adelante sus proyectos Cybertruck y Semi, entre otros.

Baterias estacionarias

Pero CATL no sólo trabaja en baterías para coches, el otro frente que será protagonista en el futuro inmediato es el almacenamiento de energía industrial y residencial.

La escalada de los precios de la luz no tiene visos de mejorar por lo que el autoconsumo y el almacenamiento de energía en baterías estacionarias es un mercado de alto crecimiento en los próximos años.

El gigante chino pretende hacerse un hueco en este lucrativo segmento, para ellos está desarrollando tecnologías para sistemas de almacenamiento de energía, mientras continúa trabajando en acumuladores de iones de sodio.

Compártelo: