NIO confirma sus planes para crear una marca global premium para enfrentarse a Volkswagen y Toyota

A pesar de los problemas con el suministro de semiconductores, hay fabricantes que parecen funcionar ajenos a esta situación. Es el caso del fabricante de coches eléctricos chino NIO, que no sólo está disparando su producción en cada ejercicio, sino que además ha confirmado el inicio de un proceso de expansión mundial con el que quieren conquistar los principales mercados internacionales.

Así lo ha indicado William Li, director ejecutivo de NIO, que ha comparado el movimiento con el realizado en su momento con el Grupo Volkswagen y el papel premium de Audi, o de Lexus con Toyota.

Además, Li ha añadido una frase digna de un titular: «Queremos ofrecer un producto y un servicio mejor que Tesla, pero con un precio más bajo«.

Esto quiere decir que NIO busca competir contra por ejemplo, el Tesla Model Y, que en China tiene un precio de configurador desde 276.000 yuanes, versión Standard, que al cambio son 36.300 euros, mientras que la Long Range Dual Motor sube hasta los 347.900 yuanes, o 45.700 euros al cambio.

NIO tiene en la actualidad tres modelos a la venta. El ES8, un SUV de grandes dimensiones, además del ES6 y su versión deportiva EC6. Por su parte el próximo en llegar debería ser el ET7. Una berlina con hasta 1.000 km de autonomía que se moverá en el segmento de los Tesla Model S o Mercedes EQS.

Esto quiere decir que si NIO quiere competir contra las marcas tradicionales, y las nuevas startups, tendrá que ampliar no sólo la capacidad de producción de su planta de Hefei, de donde salen apenas 21.000 unidades por trimestre. Una cifra con un crecimiento del 100% anual, pero todavía muy lejos de cifras que podríamos denominar «masivas».

Una expansión que debe afrontar además en una situación de pérdidas económicas constantes fruto de su constante expansión. En el último trimestre confirmó 101.8 millones de dólares de pérdidas en el segundo trimestre, aunque supone una cifra un 43% menor que el mismo periodo del pasado año.

En total NIO quiere poner en el mercado tres nuevos modelos que se basarán además en la también nueva plataforma NIO 2.0. Una arquitectura diseñada para albergar las nuevas generaciones de eléctricos y donde se asentará el primero en usarla, el ET7, que no comenzará sus entregas hasta 2022.

Una oferta de vehículos que se completará con la de servicios digitales y complementarios, como los sistemas de conducción autónomos, las redes de Supercargadores propios, y el gran punto diferenciador respecto al resto de marcas, su red de estaciones de cambio de batería, que esperan expandir también por Europa y capaces cada una de realizar más de 300 operaciones diarias.

Queda ahora por ver si NIO logra la ingente cantidad de inversión que necesitará para cumplir sus objetivos, y se convierte en una nueva alternativa con productos de calidad y a precio razonable. Algo de lo que se beneficiarán los consumidores, pero representa claramente una amenaza para la industria occidental si no logra adaptarse a los nuevos tiempos que obligarán a ir más allá de los plazos y objetivos de las normativas de emisiones.

Relacionadas | NIO acelera su expansión en Europa con una sede en Ámsterdam y la contratación de personal

 

 

Compártelo: