Petaluma es la primera ciudad de EE.UU. que prohíbe nuevas gasolineras

Este verano de 2021 está siendo testigo de olas de calor que están batiendo récords, no solo por las altas temperaturas sino por la duración de las mismas. Los expertos en cambio climático están advirtiendo que estamos llegando a situaciones límite que además se están adelantando décadas a lo inicialmente previsto.

El pasado 9 de agosto el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) publicó su sexto informe, en el que se describe cómo el calentamiento global está cambiando el planeta. En este informe se han analizado más de 14.000 artículos científicos, siendo el más completo hasta la fecha. Sus conclusiones son demoledoras: las emisiones de gases de efecto invernadero van a superar un límite irreversible en poco más de una década.

Poniendo el foco en Petaluma

Este escenario descrito por el IPCC se refleja fielmente en California, EE.UU. Grandes incendios han azotado recientemente el estado norteamericano y parte de su población, a raíz de los mismos y de la destrucción que han traído, ha decidido tomar parte activa. Con sus propuestas están intentando romper uno de los eslabones de la cadena de combustibles fósiles causantes del cambio climático: las gasolineras. 

Aunque si bien es cierto que el número de gasolineras está disminuyendo (había más de 200.000 en 1994), su tamaño está aumentando para transformarse en grandes centros de abastecimiento de combustible que esperan atraer a los compradores con gasolina barata.

En California están tomando iniciativas que intentan calar en la conciencia de los consumidores. Petaluma, una ciudad al norte de San Francisco y perteneciente al condado de Sonoma, se ha convertido en la primera ciudad de EE.UU. en prohibir la construcción de nuevas gasolineras e incluso instalar nuevos surtidores en las ya existentes.

Petaluma cuenta con una población de unos 60.000 habitantes y un total de 16 gasolineras. D’Lynda Fischer es la concejala de Petaluma que encabezó la prohibición. Esta acción forma parte de un objetivo aún mayor, y es el de convertirse en una ciudad neutra en carbono para 2030, cinco años antes del objetivo estatal.

«El 60% de los viajes en el condado de Sonoma son de menos de ocho kilómetros y nuestras carreteras son llanas. Además, el 60% de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero proceden del transporte. Tenemos la obligación de hacerlo«. Ha declarado D’Lynda Fischer.

La Autoridad Regional para la Protección del Clima del condado de Sonoma también está estudiando cómo apoyar a las nueve ciudades que forman el condado y que ya están redactando sus leyes para establecer sus propias prohibiciones.

Estas nuevas reglamentaciones pueden ser el comienzo de lo que podría ser un cambio. California se ha convertido en el estado que presenta las mayores ventas de coches eléctricos del país. El 11% de todas las ventas de coches nuevos fueron eléctricos en los tres primeros meses de este año.

En 2020, el gobernador Gavin Newson ordenó que todas las ventas de coches y vehículos de transporte de pasajeros nuevos en California fueran de cero emisiones para 2035.

Petaluma quiere ser el modelo a seguir para el resto de California y quizás algún día para el mundo. Allí los responsables han iniciado un cambio. ¿Podremos seguir su ejemplo?.

Fuente | The Guardian

Relacionadas | Sentencia climática histórica. Un tribunal ordena a Shell que reduzca sus emisiones de CO2

Compártelo: