Presentación estática: Tesla Model Y. ¿Mejor que el Model 3? (Vídeo)

El nuevo Model Y es un modelo clave para Tesla. A pesar del éxito planetario del Model 3, del que ya se han vendido más de 1 millón de unidades, lo cierto es que a nivel global las ventas de berlinas se están estancando, en contraposición al auge de los SUV. Por ello, es muy probable que a corto plazo el recién llegado supere a su hermano menor.

El propio Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, afirmó en su momento que el Model Y podría llegar a superar las ventas combinadas de los Model 3, Model S y Model X en todo el mundo. Un buen ejemplo de la enorme ambición de la marca con este modelo es la estrategia de producción elegida, inédita hasta el momento para la compañía.

Hasta la apertura de Giga Shanghái, que supuso el comienzo de la fabricación del Model 3 en China, todos los vehículos de la firma se exportaban desde Fremont (Estados Unidos) al resto del mundo. Sin embargo, con el Model Y Tesla tomó la decisión de asociar el inicio de su comercialización en los tres principales mercados internacionales (China, Estados Unidos y Europa) a su fabricación local, desechando las importaciones.

Así, la primera región en recibir el Model Y fue Estados Unidos, pues comenzó a ensamblarse en Fremont en enero de 2020. Para el inicio de su producción en Giga Shanghái hubo que esperar hasta diciembre. De cara al año 2021, Tesla tenía previsto dar el pistoletazo de salida a la fabricación del vehículo en otras dos ubicaciones: Giga Austin (Estados Unidos), para poder satisfacer la enorme demanda local, y Giga Berlín, su primera planta europea.

Mientras que los trabajos en Giga Austin avanzan al ritmo previsto, la construcción de Giga Berlín ha sufrido varios retrasos en los últimos meses. Por ello, el inicio de la fabricación del Model Y en el viejo continente se ha visto pospuesto de julio a octubre de 2021. Sin embargo, Tesla ha tomado una drástica decisión para evitar que este contratiempo afecte a su cronograma de entregas: hasta que Giga Berlín esté operativa, la compañía importará a Europa el Model Y de origen chino.

El pasado domingo, Tesla entregó la primera unidad del Model Y en España. Aprovechando la llegada de la primera remesa de unidades a nuestro país, la marca nos invitó a su centro de Fuenlabrada para que pudiéramos conocer en persona a su benjamín. ¿Cómo es en directo el nuevo Model Y, el modelo más ambicioso de Tesla hasta la fecha?

Un Tesla Model 3 «levantado»

Dado que el diseño del Model Y fue revelado hace aproximadamente dos años, pocas sorpresas nos hemos llevado en el apartado estético. El recién llegado no deja de ser una versión SUV del popular Model 3, con el que comparte la inmensa mayoría de sus piezas. Grupos ópticos, morro «de pato» sin parrilla, tiradores de las puertas encastrados, línea de las ventanillas, caída del techo… Todo recuerda a su hermano sedán.

Aunque el Model Y es ligeramente más largo (4,75 metros frente a 4,69 metros) y ancho (1,92 metros frente a 1,85 metros) que el Model 3, la mayor diferencia la encontramos en la cota de altura, pues el todocamino le saca la friolera de 18 centímetros a la berlina (1,62 metros frente a 1,44 metros). Otras diferencias destacadas son el empleo de unas suspensiones ligeramente sobreelevadas y la aparición de un práctico portón para el maletero.

En definitiva, el Model Y podría considerarse como una suerte de Model 3 «levantado». Si te gusta el sedán, posiblemente también te agrade el SUV… pero si no terminas de cogerle el punto al característico diseño del Model 3, lo más probable es que tampoco te llene el Model Y. Lo que resulta indiscutible es que se reconoce al primer golpe de vista como un Tesla, algo que seguramente valoren positivamente la mayor parte de sus potenciales compradores.

Calidad percibida más trabajada

Al igual que ocurre en el exterior, en el interior no hay sorpresas: el diseño del salpicadero es idéntico al del Model 3 «refresh» lanzado a finales del año pasado. Por lo tanto, repite tanto los errores (un volante de diseño poco atractivo, la ausencia de instrumentación o en su defecto de un Head-up Display para mejorar la ergonomía, controles aglutinados en numerosos submenús de la pantalla táctil de 15 pulgadas…) como los aciertos de su hermano.

Así, habría que destacar tanto la aparición de una nueva consola central más cualitativa (el delicado plástico negro piano cede su lugar a otro en acabado mate de aspecto más resistente, la tapa del hueco portaobjetos ahora es deslizante en lugar de batiente, los laterales están acolchados…) como la adición de un cargador inalámbrico para smartphones y de una moldura decorativa en los paneles de las puertas delanteras.

En el apartado de la calidad percibida no se le puede hacer ningún reproche, lo cual es una gran noticia: no hay piezas desajustadas, el ensamblado es sólido y las tolerancias son consistentes. Frente al Model 3 de Fremont que pudimos probar hace un par de años, los acabados del Model Y de Giga Shanghái se sitúan un par de pasos por encima.

La habitabilidad es la principal beneficiada del crecimiento experimentado por el coche, algo que se deja notar especialmente en la segunda fila de asientos: el espacio para la cabeza y las rodillas es notablemente superior al del Model 3; además, los respaldos se pueden reclinar en varias posiciones. El techo panorámico no practicable de una única pieza mejora la cota de altura y aporta luminosidad.

No faltan algunos detalles prácticos como sendos ganchos situados en el techo (junto a las luces de cortesía), salidas de aireación traseras y dos tomas USB-C. El portón está motorizado y da paso a un enorme maletero en el que no falta un doble fondo que nos permite guardar elementos como los cables de carga.

Aunque se echan en falta detalles como ganchos para asegurar la carga, hay dos botones para plegar los respaldos de la segunda fila (divididos en proporción 40/20/40) cómodamente desde el maletero. El frunk o maletero delantero no es excesivamente grande, pues tras él se ha instalado una bomba de calor para el sistema de climatización.

Gama y precios del Tesla Model Y en España

La gama española del Tesla Model Y actualmente está integrada por dos versiones: Long Range AWD y Long Range AWD Performance. Por el momento Tesla solo está entregando unidades de la primera variante, que tiene un precio de partida de 64.980 euros. El modelo más deportivo, que se va a 70.980 euros, llegará a nuestro mercado a principios de 2022.

Ambos comparten su pack de baterías de 82 kWh con celdas NCM (níquel, cobalto, manganeso) de LG Chem. Aunque en el configurador español se anuncian unas autonomías estimadas de 507 km WLTP y 480 km WLTP respectivamente, estos datos están desactualizados: en realidad, el alcance del Long Range AWD es de 542 km WLTP, mientras que el Performance se queda en 528 km WLTP.

Si bien tanto uno como otro disponen de un tren motriz formado por dos motores (lo que les da tracción total), el Performance es notablemente más prestacional, pues completa el 0 a 100 km/h en apenas 3,7 segundos (5 segundos en el Long Range AWD), alcanzando una velocidad punta de 241 km/h (217 km/h en el Long Range AWD). Ambos pueden cargar a un máximo de 250 kW en corriente continua, recuperando 270 km de autonomía en apenas 15 minutos.

Aunque todavía no está confirmada su llegada, se espera que más adelante la gama se complete con la llegada de una versión de acceso Standard Range RWD (tracción trasera) dotada de un pack de baterías de 60 kWh con celdas LFP (litio-ferrofosfato) de CATL. Esta variante, que ya se encuentra a la venta en China, homologa un alcance de 455 km WLTP.

La paleta de colores está limitada a cinco tonos: Blanco Perla Multicapa (de serie), Negro Sólido (1.050 euros), Plata Medianoche Metalizado (1.050 euros), Azul Oscuro Metalizado (1.050 euros) y Rojo Multicapa (2.100 euros). El Long Range AWD equipa unas llantas aerodinámicas Gemini de 19 pulgadas (opcionalmente se pueden sustituir por las Induction de 20 pulgadas, valoradas en 2.100 euros), mientas que el Performance solo está disponible con las características Überturbine de 21 pulgadas.

De serie ambos disponen de un interior negro, aunque por 1.050 euros se puede optar por un ambiente blanco y negro. Por el momento solo se comercializa con una configuración interior de 5 plazas, si bien más adelante también podrá elegirse con 7 plazas (aunque los dos asientos de la tercera fila probablemente ofrezcan un espacio muy limitado). El Autopilot Mejorado está valorado en 3.800 euros, mientras que el pack FSD (Full Self-Driving) se va a 7.500 euros.

Relacionadas | Toma de contacto: Skoda Enyaq iV. ¿Mejor que el Volkswagen ID.4? (Vídeo)

Compártelo: