Un estudio descubre que el hidrógeno azul puede ser más contaminante que el carbón

Mientras que desde Estados Unidos celebran la puesta en marcha del un gran proyecto de ley de infraestructura aprobado recientemente, en el que se destinan miles de millones de dólares para el llamado «hidrógeno azul», un grupo de investigadores ha descubierto que este puede ser más contaminante que el carbón.

La administración Biden, en una ley considerada en los Estados Unidos como bipartidista, pone sobre la mesa inversiones de más de 550.000 millones de dólares. De estos 8.000 irán dedicados exclusivamente al «hidrógeno limpio» o hidrógeno verde.

Muchos nombres con diferentes colores asociados adornan las inversiones que desde Europa, norteamericana y otras economías se están centrando en la producción de hidrógeno, un proceso que requiere una sustancial cantidad de energía para elaborar un producto que terminará convirtiéndose en energía eléctrica, para propulsar diferentes medios de transporte, desde automóviles, pasando por trenes, barcos y hasta aviones.

¿Más contaminante que el carbón?

Mientras que en Washington aún se celebra el último acuerdo, una nueva investigación publicada en la revista Energy Science & Engineering ha descubierto una huella de emisiones en la creación del llamado hidrógeno azul es un 20% mayor que el uso de gas natural o carbón directamente, e incluso un 60% superior que usar combustible diésel.

El hidrógeno a menudo se ha considerado como un importante vector energético para un mundo cuyo futuro camina hacia la descarbonización. Actualmente, la mayor parte del hidrógeno se produce mediante el reformado a vapor del metano del gas natural («hidrógeno gris«). Este lleva asociadas consigo elevadas emisiones de dióxido de carbono.

Cada vez más, hay más propuestas para usar la captura y el almacenamiento de carbono para reducir estas emisiones, produciendo el llamado «hidrógeno azul«, a menudo promovido como bajas emisiones.

La investigación cuenta con un documento revisado por pares que ha buscado examinar las emisiones de gases de efecto invernadero del ciclo de vida del hidrógeno azul, que representan las emisiones de dióxido de carbono y metano «fugitivo no quemado«.

Altas emisiones

Lejos de ser bajas en carbono, las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de hidrógeno azul son bastante altas, particularmente debido a la liberación del conocido como metano fugitivo.

Para los supuestos predeterminados en el estudio (tasa de emisión de metano del 3,5% del gas natural y un potencial de calentamiento global a 20 años), las emisiones totales de dióxido de carbono equivalente para el hidrógeno azul son solo un 9%-12% menores que para el hidrógeno gris.

Mientras que las emisiones de dióxido de carbono son más bajas, las emisiones fugitivas de metano para el hidrógeno azul son más altas que para el hidrógeno gris, debido a un mayor uso de gas natural para alimentar la captura de carbono.

Sorprendentemente, la huella de gases de efecto invernadero del hidrógeno azul es más de un 20% mayor que la quema de gas natural o carbón y un 60% mayor que la de quemar gasoil para generar calor.

El estudio ha realizado un análisis de sensibilidad en el que la tasa de emisión de metano del gas natural se reduce a un valor bajo del 1,54%, las emisiones de gases de efecto invernadero del hidrógeno azul son aún mayores que las de la simple quema de gas natural, y son solo un 18% -25% menores que las de hidrógeno gris.

¿Uso de los fondos correcto?

Finalmente el análisis asume que el dióxido de carbono capturado puede almacenarse indefinidamente, una suposición optimista y no probada.

El estudio concluye con un contundente afirmación que asevera que de ser cierto las afirmaciones anteriores, «el uso de hidrógeno azul parece difícil de justificar por motivos climáticos«.

Para Robert Howarth, científico de la Universidad de Cornell que fue coautor del artículo, «es bastante llamativo, me sorprendieron los resultados«.

Según el investigador «el hidrógeno azul es un buen término de marketing que la industria del petróleo y el gas está dispuesta a impulsar, pero está lejos de estar libre de carbono. No creo que debamos gastar nuestros fondos de esta manera, en este tipo de falsas soluciones«.

Relacionadas | La española Air Nostrum se une a un consorcio para desarrollar aviones a hidrógeno con 1.000 km de autonomía en 2025

Compártelo: