El Volvo XC40 Recharge recibe una versión de acceso: 400 kilómetros de autonomía desde 42.934 euros

El XC40 Recharge, lanzado al mercado en 2020, ostenta el honor de ser el primer Volvo de producción 100% eléctrico. Este SUV compacto, que deriva directamente del popular XC40 térmico, es el primer paso de la compañía sueca dentro de su estrategia para convertirse en un fabricante exclusivamente eléctrico de cara al año 2030.

Aunque actualmente la firma escandinava solo dispone de dos vehículos de este tipo en su alineación (el propio XC40 Recharge y su versión «coupé», el C40 Recharge), la compañía ha confirmado el lanzamiento de otros cinco automóviles cero emisiones de aquí a mediados de la década, entre los que se encontrará el sustituto del XC90.

Hasta el momento, el XC40 Recharge estaba disponible exclusivamente con un único conjunto motriz. Esta versión, denominada Recharge Twin Motor (antes P8 AWD Recharge), dispone de dos motores eléctricos (uno por eje) que erogan una potencia total combinada de 408 CV (300 kW) y un par de 660 Nm. Gracias a esta mecánica de altas prestaciones, el todocamino es capaz de completar el 0 a 100 km/h en apenas 4,9 segundos.

El pack de baterías del XC40 Recharge Twin Motor tiene una capacidad de 78 kWh, lo que le da una autonomía de 416 km bajo el ciclo de homologación europeo WLTP. En cuanto a la carga, el modelo de Volvo es capaz de alcanzar una potencia máxima de 11 kW en corriente alterna y de 150 kW en corriente continua, recuperando en este último caso el 80% de su alcance en 40 minutos.

El Volvo XC40 Recharge es muy competitivo frente a rivales como el Mercedes-Benz EQA

La variante Recharge Twin Motor está disponible en dos acabados: Plus (52.689 euros) y Pro (56.479 euros). Aunque estas tarifas puedan parecer elevadas, no debemos perder de vista que este Volvo ofrece unas prestaciones muy superiores a las de la mayoría de sus rivales de tamaño y precio similares (sin ir más lejos, el Mercedes-Benz EQA 250 dispone de 190 CV de potencia y parte de los 51.225 euros).

Ahora, Volvo ha añadido una nueva versión a la gama, la cual se denomina Recharge Single Motor. Como su nombre bien indica, este modelo cuenta con un único motor, pasando a ser tracción delantera. Su potencia se queda en 231 CV (170 kW) y su par en 330 Nm, haciendo el 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. La velocidad máxima también es inferior: 160 km/h frente a 180 km/h.

El pack de baterías es menos capaz (64 kWh), si bien la autonomía no se ve demasiado afectada, pues homologa un máximo de 400 km WLTP. Estará disponible en nuestro país con tres acabados: Core (42.934 euros), Plus (44.857 euros) y Pro (48.647 euros). Se espera que más adelante llegue una tercera declinación que combine el tren motriz del modelo de acceso con la batería del tope de gama, logrando con ello una autonomía superior a la de ambas alternativas.

Relacionadas | ¿Cómo sacará Volvo el máximo partido a las baterías de iones de litio?

Compártelo: