Xiaomi quiere comprar NEVS (Saab) para fabricar coches eléctricos

La historia reciente de la legendaria firma sueca Saab ha sido, cuando menos, complicada. Corría el año 2010 cuando General Motors, duramente golpeada por la crisis económica mundial, tomó la decisión de vender la marca al fabricante de superdeportivos Spyker. Sin embargo, esta aventura duró poco, pues las pérdidas económicas llevaron a que Saab quebrara a finales de 2011.

Los activos de la compañía fueron adquiridos en 2012 por NEVS (National Electric Vehicle Sweden), una empresa sueca con capital chino y japonés dedicada al desarrollo de coches eléctricos. Ese mismo año, su antigua hermana Scania (en manos del grupo Volkswagen) impidió a NEVS seguir empleando el clásico logo del grifo, mientras que en 2014 sus problemas de liquidez provocaron que perdiera los derechos de la denominación comercial Saab, cuyo uso fue vetado en 2016 por SAAB AB, su antigua división aeronáutica.

NEVS ha continuado trabajando en el desarrollo de tecnología eléctrica durante los últimos años, estableciendo acuerdos de colaboración con empresas como Koenigsegg, Panda New Energy, DiDi Chuxing o GSR Capital. A pesar de que la compañía no llegó a retomar la fabricación de vehículos en serie, en 2020 el grupo chino Evergrande se hizo con todo el paquete accionarial de NEVS, asegurando con ello su futuro.

Evergrande, cuya sede se localiza en Hong Kong, es un importante grupo inmobiliario chino cuya ventajosa situación financiera le permitió invertir en diversas startups del sector automotriz, configurando una potente división automovilística cuya continuidad ahora pende de un hilo debido a las dificultades económicas que atraviesa la matriz.

Xiaomi podría hacerse con los activos de NEVS

Debido a la inestabilidad del mercado inmobiliario chino, la situación financiera de Evergrande se ha resentido: para poder hacer frente a los gastos de varios varapalos judiciales que suman un total de 100.000 millones de dólares, el conglomerado está estudiando la posibilidad de vender su división automovilística. Aunque entre los interesados podemos encontrar nombres destacados como NIO o Xpeng, la empresa que más posibilidades tiene de llevarse el gato al agua es Xiaomi.

El objetivo del gigante especializado en electrónica de consumo con este movimiento sería el de agilizar sus planes para introducirse en el sector de la movilidad eléctrica. El importante know-how adquirido en los últimos años por NEVS, que incluso llegó a hacerse con el control del fabricante de motores eléctricos Protean, permitirá a Xiaomi crear una nueva marca de coches eléctricos para asaltar los mercados internacionales.

Fuente | Motor.es

Relacionadas | Xpeng comienza a exportar el P7 a Europa

Compártelo: