No. Cambiar las baterías de un Tesla Model S fuera de garantía no cuesta 22.000 dólares: actualizado

Lanzados al mercado en 2012, los primeros Tesla Model S han empezado a tener las baterías fuera de garantía, ya que inicialmente recibieron 8 años sin límite de kilometraje. La garantía establece que se mantiene una capacidad de carga del 70%, ya sea la original o la resultante tras limitarla por software para aumentar su vida útil. ¿Y qué pasa cuando se acaba la garantía y hay degradación? Dolor financiero.

Desde Estados Unidos nos llega la historia de Tyler Hoover, propietario de un 2013 Model S P85. Habiendo pasado cuatro meses de la fecha de garantía, sus baterías quedaron en un punto de degradación que no permitían cargar más allá de 80 kilómetros, convirtiendo la berlina eléctrica en un utilitario a efectos prácticos. Preguntó en un servicio oficial Tesla, y el presupuesto fue de quitar el hipo: 22.500 dólares, impuestos aparte. Un coche de ese año vale en el mercado una cifra similar.


Fe de errores: la tarifa de 22.500 dólares es válida para los Model S con baterías de 90 kWh producidos a partir del 1 de junio de 2016. Para este modelo el presupuesto es inferior, pero no menos de 10.000 dólares.


Ante semejante percal, buscó una segunda opinión. Básicamente pretendía conocer el coste de sustitución de los módulos afectados, no del paquete de baterías entero, y la diferencia de precio fue sustancial. A través de una herramienta de diagnóstico interna del coche (Factory Mode) se detectaron problemas de balanceado de celdas en dos de los 16 módulos que componen el paquete de ese modelo, el 3 y el 13.

Electrified Garage, un especialista de Florida en estos quehaceres, consiguió reducir ese presupuesto notablemente, un 75%. Por 5.000 dólares se reemplazaron los dos módulos defectuosos. Desglosando, son 1.500 dólares cada uno, otros 750 dólares en componentes y fusibles, y el resto es mano de obra, pruebas y diagnóstico. El ahorro es importante, pero a partir de aquí viene la letra pequeña.

¿Solución definitiva? Nah

Alguien que se gasta 5.000 dólares en cambiar las partes chungas de unas baterías que reemplazarlas cuesta 22.500 el doble o el cuádruple o más, no siempre es el más listo de su barrio. Puede haber más pérdidas de equilibrio de celdas, especialmente si el coche se usa a menudo, por lo que se está comprando tiempo antes de que vuelva a haber otro fallo. Ha pasado lo mismo con otras reparaciones parciales de baterías en coches híbridos, no es una solución definitiva.

Podría serlo un reemplazo completo de baterías, pero no necesariamente nuevas. Este tema se volverá más recurrente en cuestión de meses, cuando empiecen a quedarse sin garantía muchos más Model S, porque a partir de 2014 la producción empezó a despegar sustancialmente. Se sabe que estos coches pueden hacer enormes kilometradas, incluso más de un millón de kilómetros se han registrado en una unidad, pero es un misterio si hablamos de baterías de serie o que ya han necesitado un cambiazo en garantía.

No obstante, también puede ocurrir que lo que esté mal no es un módulo, es algún sensor de voltaje, por lo que cambiar las baterías por completo es como matar moscas a cañonazos. Bastaría con cambiar el sensor defectuoso, y el coche ¡voilá! recuperaría su capacidad de carga normal. Ese sería el mejor escenario. Desde luego para el fabricante lo fácil es cobrar el cambio de las baterías completas, remanufacturar las usadas y ponerlas de nuevo en circulación, ya sea en un coche o en algún uso secundario.

Actualización 16-09-2021

Finalmente, parece que no todo era como parecía, y desde la cuenta de Twitter de JPR007 (@jpr007) han descubierto que algunas de las pruebas aportadas por los protagonistas de la historia no son ciertas, y realmente el coste de la reparación por parte de Tesla en cuestión no era de 22.500 dólares, sino que la cifra del presupuesto de este Model S P85 del 2013 sería de 10.500 dólares.

Un engaño en el que han caído diferentes medios, incluyendo nosotros, provocado por la falsificación de la factura de Tesla que había sido modificada mediante Photoshop, y que os dejamos a continuación. De ahí la discrepancia en fechas que algunos habéis detectado y que anteayer no llegamos a comprender del todo.

Por otro lado los expertos avisan de que la base de la operación que ha permitido reducir el coste hasta los 5.000 dólares, no es una operación recomendable. Algo que ya hemos comentado en el momento de la publicación del artículo, el día 14 de este mes, ya que supone modificar la composición del pack, añadiendo celdas o módulos que podrán provocar un conflicto con el BMS (el sistema de control de las celdas) que supondrá que en unos meses el coche fallará. Algo que explica por qué Tesla cambia todo el pack en lugar de optar por una alternativa más económica como el cambio de los módulos afectados.

Desde Forococheseléctricos queremos aclarar que hemos sido una víctima más de la manipulación expresada en el vídeo que da origen a la historia, y que no teníamos intención alguna de propagar información falsa o incorrecta, por lo que pedimos disculpas a nuestros lectores.

Compártelo: