El terrorífico precio de la dependencia del petróleo (fotos)

Para que los combustibles fósiles dejen una huella en nuestro planeta, ecosistemas y la salud de las personas, no es necesario que estos lleguen a la cámara de combustión de un automóvil. Los procesos de extracción y transporte del petróleo y otros combustibles contaminantes, llevan consigo peligros de gran envergadura, como los que se han producido este verano.

Según el portavoz de la Agencia de Protección Ambiental, Nick Conger, un avión especial que transportaba equipo fotográfico y sistemas de detección química fue enviado de Texas a Luisiana, para sobrevolar un área duramente afectada por la tormenta de Categoría 4, incluida una refinería Phillips 66 a lo largo del río Mississippi, donde se ha detectado un aparente derrame de petróleo el miércoles pasado.

Tras los primeros vuelos, The Associated Press ha informado sobre los posibles derrames efectuados durante la semana pasada, una vez revisadas las imágenes aéreas de la zona de desastre tomadas por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

El Huracán Ida tocó tierra el domingo a través de Luisiana con vientos de más de 240 km/h y una tormenta tan poderosa que revirtió temporalmente el flujo de agua del río Mississippi.

Fuente | AP

De las fotografías se desprende una aparente inundación en la refinería Phillips 66 Alliance, ubicada en Luisiana. En esta zona el agua ha adquirido un típico brillo tipo arco iris que caracteriza a los derrames de petróleo y combustible. Este fenómeno se puede apreciar a lo largo de la orilla del río Misisipi, al sur de Nueva Orleans.

Por el momento el portavoz del Departamento de Calidad Ambiental de Luisiana, Greg Langley, ha declarado que no hay una estimación de la cantidad de petróleo que podría haberse derramado de la refinería.

La semana pasada, se estaban evaluando aproximadamente 100 informes de derrames químicos y de petróleo y otras sustancias derivadas a lo largo y ancho de todo el estado. Estos han sido debidos al hundimiento de barcos, depósitos de combustible volcados y oleoductos rotos e inundados.

Según el portavoz de la refinería afectada, Bernardo Fallas: «El brillo parece estar asegurado y contenido dentro de los terrenos de la refinería… Los equipos de limpieza están en el lugar. El incidente fue reportado a las agencias reguladoras apropiadas al ser descubierto«.

Esto no es una excepción

Pero para que existan derrames de petróleo no es necesario que llegue un destructivo huracán que se lleve todo por delante una vez que toca tierra. En los últimos meses se han detectado varios vertidos que demuestran el alto riesgo que representan las energías de origen fósil, incluso antes de que se transporten, refinen, quemen y amenacen la salud de las personas como consecuencia de su combustión final que genera gases de efecto invernadero.

El 7 de agosto, las autoridades rusas ha abierto una una investigación penal en relación con un derrame de petróleo, según reportan desde Departamento Interregional Occidental de Investigación para el Transporte del Comité de Investigación de la Federación de Rusia.

Debido a un accidente mientras el buque Minerva Symphony estaba cargando petróleo a través de un dispositivo de carga remota, a seis kilómetros de la costa. De acuerdo con el CPC, la fuga ocurrió al destruirse la cavidad interna del compensador hidráulico del dispositivo de carga

La empresa Minerva Marine, propietaria del Minerva Symphony, según informa TASS el petrolero no fue la causa del derrame, lo que confirma por el hecho de que las autoridades rusas permitieron que el buque saliera de la terminal y partiera finalmente en dirección a su destino. 

Según  Yulia Kónonova, del  Instituto de Oceanología de la Academia de Ciencias de Rusia confiaba en que las condiciones meteorológicas ayudaran a alejar los restos del vertido, una vez finalizadas las tareas de recolección del petroleo.

Según Kónonova: «Los informes meteorológicos prevén un ciclón, lo que nos conviene, ya que la marea negra se adentrará más en el mar. No se esperan daños a los turistas ni a los ecosistemas costeros«.

Petrolero se parte en dos en Japón

Por último, el pasado 12 de agosto, un un buque encalló en un puerto al norte del país del sol naciente, tras lo cual se partió en dos, provocando un derrame de petróleo, según informó Reuters.

21 tripulantes se encontraban a bordo de la nave y afortunadamente ninguno de ellos resultó herido en el accidente. El navío, de 39.910 toneladas, quedó varado en el puerto de Hachinohe y posteriormente consiguió liberarse. Pese a esto, el buque no pudo navegar por el mal tiempo y decidió echar el ancla a una distancia de aproximadamente 4 kilómetros de la costa. Posteriormente a esta nueva maniobra, el petrolero terminó por partirse en dos provocando un nuevo y peligroso vertido tóxico.

Compártelo: