Elon Musk estalla y critica el proyecto de ley de incentivos para el coche eléctrico «Ford y los sindicatos lo han redactado»

El nuevo proyecto de ley que se está tramitando en los Estados Unidos está suscitando mucha controversia, especialmente entre los fabricantes de coches eléctricos como Tesla. La ley pretende impulsar un gasto social ingente, donde las ayudas al coche eléctrico estarían limitadas a las fábricas en las que los trabajares estén sindicados.

La controvertida ley llama la atención y penaliza a los fabricantes, como Tesla, que poseen fábricas donde sus trabajadores no están afiliados al gran sindicado que controla a los trabajadores del sector automotriz; United Auto Workers (UAW).

Esto no sólo penaliza a Tesla, único gran fabricante estadounidense en no tener afiliados a sindicatos a sus trabajadores, sino que también perjudica a fabricantes extranjeros establecidos en los Estados Unidos.

Ayudas para coches fabricados en México

Elon Musk ha reaccionado duramente en Twitter ante el nuevo proyecto de ley atacando duramente a Ford y UAW, recalcando lo irónico de unas ayudas que favorecen a las fábricas con trabajadores afiliados a sindicatos, mientras que Ford produce su coche eléctrico en México. En contraste a esta deslocalización, Tesla, que fabrica sus coches eléctricos en California y próximamente en Texas, quedaría fuera de las ayudas federales.

Las únicas fabricas de Tesla fuera del territorio estadounidense, se dedican a abastecer los mercados regionales donde se han establecido. La fabricación de los vehículos para el mercado norteamericano se realiza exclusivamente en las líneas de producción made in USA.

Elon Musk ha sido claro, contundente y directo, al declarar en su red social preferida su punto de vista respecto a la nueva ley:

«Esto está escrito por los grupos de presión de Ford/UAW, mientras fabrican su coche eléctrico en México. No es obvio cómo esto sirve a los contribuyentes estadounidenses».

Elon Musk vía Twitter

Junto a esta dura respuesta de Elon Musk vía redes sociales, el CEO de Tesla ha señalado a Ford como beneficiaria de un peculiar cambio en el último borrador. Este proporciona un período de gracia, de cinco años, para que los vehículos eléctricos producidos fuera de los Estados Unidos sigan recibiendo el incentivo de 7.500 dólares.

Tanto Toyota como Honda, a pesar de no fabricar ningún coche eléctrico en los Estados Unidos, se han unido a las críticas lanzadas por Musk contra el proyecto de ley.

Compártelo: