MAN trabaja en el desarrollo de camiones eléctricos con entre 500 y 1.000 kilómetros de autonomía

MAN, el conocido fabricante de camiones perteneciente al Grupo Volkswagen, comenzará a producir modelos 100% eléctricos a gran escala en su planta de Múnich a partir del año 2024. Estas informaciones han sido confirmadas por Andreas Tostmann, máximo responsable de la marca alemana, durante una reciente entrevista.

Los primeros camiones eléctricos de MAN tendrán una autonomía aproximada de 500 km; sin embargo, más adelante la compañía espera poder lanzar modelos capaces de cubrir entre 700 y 1.000 km por carga. Esto los hará aptos para los viajes de larga distancia, hasta ahora vedados a este tipo de vehículos.

Al contrario que muchos rivales, que apostarán bien por la pila de combustible en detrimento de las baterías, bien por ambas tecnologías, MAN dejará de lado el hidrógeno en sus futuros camiones cero emisiones. ¿El motivo? De acuerdo con Tostmann, la paridad de costes con los modelos diésel se puede alcanzar más rápidamente con las baterías; además, esta solución es más eficiente desde un punto de vista energético.

Actualmente MAN ya produce camiones y autobuses eléctricos en pequeñas series. A pesar de que los modelos fabricados a día de hoy por la empresa tienen unos costes de adquisición notablemente más elevados que sus equivalentes diésel, Tostmann confía en que se reduzcan con rapidez en los próximos años. «Suponemos que nueve de cada diez autobuses urbanos tendrán propulsión eléctrica en 2030».

MAN también está trabajado en la tecnología de conducción autónoma

En paralelo a la electrificación de su porfolio, MAN también está trabajando en la tecnología de conducción autónoma. De acuerdo con Tostmann, alrededor de un tercio de los costes operativos de un camión se deben al conductor, por lo que la conducción autónoma será clave en este sector.

MAN ya se encuentra probando prototipos sin conductor en el puerto de Hamburgo, los cuales se encargan del traslado de contenedores. El año que viene la compañía comenzará a realizar pruebas en la autopista A9, que une Múnich y Nuremberg, con un grupo de camiones conectados capaces de seguir a un vehículo «líder» controlado por una máquina.

Para financiar el desarrollo de todas esta tecnologías, MAN se ha visto obligada a aplicar medidas de austeridad y a recortar empleos, llegando incluso a poner en venta su planta producción en Steyr. La empresa espera lograr con ello una reducción de costes de unos 1.700 millones de euros anuales.

Fuente | Handelsblatt

Relacionadas | 4000 kilómetros de carreteras electrificadas para camiones eléctricos en 2030

Compártelo: