Mercedes-Benz abandona el desarrollo de híbridos enchufables

Mercedes-Benz cuenta a día de hoy con una de las gamas de híbridos enchufables más completas del panorama. La firma alemana dispone de más de veinte modelos de este tipo, los cuales se encuentran entre los que más autonomía eléctrica ofrecen del mercado (el Clase S 580 e homologa 111 km WLTP de alcance).

Además, algunos de los híbridos enchufables de la compañía disponen de motorizaciones diésel, así como de carga rápida en corriente continua, dos características que hacen su propuesta única. Durante la presentación nacional de su gama EQ Power, que tuvo lugar hace casi un año, los responsables de la marca nos explicaron que esta tecnología tendría un papel fundamental en su proceso de electrificación.

La estrategia presentada en su momento por Mercedes-Benz contemplaba una alineación formada por diez eléctricos puros y más de veinticinco híbridos enchufables de cara al año 2025. Dado que los híbridos enchufables eran y son considerados una solución de transición, para 2030 su oferta de eléctricos debería superar los veinte modelos, mientras que los híbridos enchufables se situarían por debajo de los veinticinco.

Sin embargo, estos planes parecen haber cambiado: Markus Schäfer, Jefe de Desarrollo de la empresa, ha anunciado durante el Salón del Automóvil de Múnich que el desarrollo de esta tecnología ha sido abandonado. «No hay más desarrollos nuevos planeados. Se han hecho las inversiones, así que las estamos usando».

Mercedes-Benz acelerará sus planes de electrificación

A partir de ahora, Mercedes-Benz se centrará en el desarrollo de eléctricos puros, un movimiento que probablemente responda a la intención de la Unión Europea de prohibir la venta de automóviles con motores de combustión interna a partir del año 2035. Así, la firma de la estrella seguirá los pasos de rivales como Volvo o Audi, que dejarán de comercializar vehículos térmicos en 2030 y 2033 respectivamente.

Entre otras cosas, Schäfer ha criticado la complejidad técnica de este tipo de automóviles, que emplean dos tecnologías de propulsión diferentes, algo que repercute directamente en los costes de desarrollo y producción, y por lo tanto, en su margen de beneficio. «Al final, sin embargo, también es una carga para los costes del vehículo».

Ola Källenius, director ejecutivo de Mercedes-Benz, quiere que para el año 2022 la marca cuente con propuestas eléctricas en todos los segmentos en los que está presente. A partir de 2025, todas las plataformas empleadas en vehículos de nuevo desarrollo habrán sido concebidas como eléctricas desde el principio. Para entonces, cada uno de sus modelos contará con una alternativa 100% eléctrica.

Fuente | Handelsblatt

Relacionadas | Mercedes-Benz no ofrecerá carrocerías familiares en sus coches eléctricos

Compártelo: