Estas son las recetas del presidente de Volkswagen para acelerar la transición al coche eléctrico y reducir las emisiones

Esta semana Alemania ha vivido unas importantes elecciones a la presidencia. Un momento donde importantes personalidades como Herbert Diess, presidente del Grupo Volkswagen, han aprovechado para poner sobre la mesa propuestas para la nueva administración de cara a la aceleración de las formas de movilidad sostenible y la reducción de emisiones.

Una de las claves para el Sr Diess es la reducción de las emisiones del sistema de producción eléctrico. Un apartado clave que permitirá una movilidad y una industria menos contaminante, pero para lo que indica habrá que tomar medidas radicales.

Entre ellas destaca una propuesta de subida de los derechos de emisión de CO2. Un apartado muy de actualidad estos días en España y en Europa, donde su estallido ha sido una de las causas del incremento del coste de la electricidad.

Pero para el directivo alemán, el coste debería ser más alto, y llegar en Alemania hasta los 65 euros por tonelada de CO2. Una cifra muy cercana a la que hemos estado pagando los últimos días en España, donde se ha colocado en los 55 euros durante los días de máximos.

En Alemania el objetivo del anterior gobierno era de fijarlo en 45 euros la tonelada de CO2, pero ahora Diess aprovecha el cambio en la administración para pedir modificaciones más agresivas, que deberían según el afectar también a la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, además de adelantar la eliminación del carbón, fijada en estos momentos para el año 2038. Un carbón que debería ser sustituido por renovables, que Diess pide crezcan al menos en 255 GW adicionales para 2030.

Los coches de empresa son otro de los caballos de batalla. Un importante sector que supone una importante parte de las ventas de automóviles, y donde el coche eléctrico puede lograr un nicho de mercado muy jugoso. Diess pide que las desgravaciones fiscales se limiten a los coches eléctricos, y se eliminen a los diésel y gasolina. 

De forma paralela el directivo pide el mantenimiento de las ayudas públicas a la compra de coches eléctricos, e ir eliminando esta de forma gradual hasta 2025, cuando el precio de los eléctricos y los de combustión deberían igualarse, y ya no serán necesarias las ayudas.

También ha tenido tiempo Diess de abordar la cuestión del hidrógeno. Un vector que ha indicado no tiene sentido para el transporte personal, e incluso pesado, pero si ha dicho puede tener su hueco en la descarbonización de industrias como la producción de acero la química y el cemento. Siempre y cuando claro, la producción del hidrógeno se realice con energías renovables.

Sobre el coche autónomo, Diess ha indicado que para que este llegue a buen puerto, es necesario un despliegue masivo de la tecnología 5G por todo el país, al mismo tiempo que se garantice la seguridad de los datos y vehículos frente a posibles ataques informáticos.

Para terminar, Diess indica que el resto de grupos automovilísticos deberían centrar sus esfuerzos e inversiones en el coche eléctrico, y dejar otras tecnologías, al mismo tiempo que se muestra contrario a las fechas de prohibición de ventas de coches con motor de combustión, que indica llegará por si sola debido a los estrictos niveles de reducción de emisiones de Europa.

Relacionadas 

Compártelo: