Renault tratará de convencer a la UE de que posponga a 2040 la prohibición de vender vehículos térmicos por Dacia

Hace una década, el Grupo Renault se convirtió en un auténtico pionero en el campo de la movilidad eléctrica con el lanzamiento de la gama cero emisiones Z.E., formada por el cuadriciclo Twizy Z.E. (2011), el utilitario ZOE Z.E. (2012), la berlina Fluence Z.E. (2011) y la furgoneta Kangoo Z.E. (2011). Por aquel entonces, muy pocas marcas apostaban por esta tecnología: su aliada Nissan, Mitsubishi y la todavía minoritaria Tesla.

A día de hoy, Renault se ha convertido en uno de los fabricantes de vehículos eléctricos líderes en el mercado europeo. La marca francesa, que acaba de presentar el ambicioso Megane E-TECH Electric para asaltar el segmento C (compactos), tiene previsto lanzar en 2024 el 5 E-TECH Electric, un asequible utilitario que gracias a su precio de partida aproximado de 20.000 euros tratará de democratizar la movilidad eléctrica en el viejo continente.

Para el año 2030, Renault espera que el 90% de los automóviles que venda en Europa sean totalmente eléctricos. Su marca deportiva Alpine ya para entonces comercializará exclusivamente vehículos de este tipo. Sin embargo, el caso de la firma low-cost Dacia será muy diferente, pues sus responsables calculan que para finales de la década solo un 10% de su mix de ventas se corresponderá con eléctricos.

Estos números, carentes de cualquier atisbo de ambición, sorprenden si tenemos en cuenta que la compañía de origen rumano ya cuenta con un modelo eléctrico entre sus filas, el Spring. De acuerdo con Gilles Le Borgne, vicepresidente ejecutivo de ingeniería del Grupo Renault, Dacia seguirá dependiendo de los modelos térmicos debido al mayor coste de los eléctricos.

Dacia calcula que para 2030 solo un 10% de sus ventas en Europa se corresponderán con coches eléctricos

Por ello, el Grupo Renault buscará que la Unión Europea posponga de 2035 a 2040 la prohibición de vender coches térmicos en el mercado común, un movimiento que sorprende viniendo de la firma del rombo. «Lucharemos para mantener vivos los híbridos después de 2035, porque [en la propuesta actual de la Unión Europea] tenemos una prohibición total de los motores de combustión interna. Creemos que no es el enfoque correcto, así que lucharemos para proponer una forma más fluida de hacer las cosas, para tener una proporción de híbridos hasta, yo diría, 2040».

De acuerdo con Renault, la principal razón detrás de esta solicitud es garantizar que los consumidores puedan seguir comprando vehículos nuevos. «Podemos llevar todas las tecnologías de Renault a Dacia sin problemas. Ya lo estamos haciendo, mira el Sandero. Pero claro, por su coste esperamos hasta que sea absolutamente necesario hacerlo. Para Dacia será una transición suave. Mantendremos gasolina y GLP, luego pasaremos a mild-hybrids e híbridos, luego a eléctricos puros.

En primer lugar, queremos vincular la cuota obligatoria de coches eléctricos que debemos vender a la infraestructura. Número dos, sin duda tenemos la tecnología, pero no sabemos si todavía tenemos los clientes para ella. En tercer lugar, tenemos que adaptarnos: tenemos a mucha gente en nuestras fábricas; tenemos que formarla, y eso llevará tiempo.

Quiero ser claro: no estoy en contra [de la electrificación]. No la estoy rechazando. Estamos diciendo que, como es una propuesta de la Comisión Europea, tiene que presentarse al parlamento y tenemos que cuidar a la gente y la libertad de movilidad. Ese es el punto. Significa automóviles asequibles, porque la gente necesita moverse y necesita tener coches baratos, y para tenerlos, estamos trabajando a un ritmo infernal para reducir el coste de los eléctricos, pero hoy nadie puede ignorar el hecho de que son más caros. Debemos hacer que la movilidad sea asequible. Ese es nuestro papel. Fuimos los primeros en mudarnos, pero debemos cuidar a todo el mundo, mantener su derecho a la movilidad».

Fuente | Auto Express

Relacionadas | Renault adelanta la presentación del 5 E-TECH Electric a 2022

Compártelo: