Xiaomi confirma sus planes con el coche eléctrico. Llegada en 2024 y 900.000 unidades en tres años

Por si la llegada de las startups no fuese suficiente, la industria tradicional tiene ahora que enfrentarse a una nueva amenaza dentro del sector del coche eléctrico. El desembarco del gigante Xiaomi, que allá por donde pasa arrasa. Una tecnológica que ahora se ha fijado en un nuevo nicho de mercado a donde llegará en apenas tres años.

Xiaomi ha creado una división automotriz donde invertirá 10.000 millones de euros en los próximos 10 años, para poder posicionarse lo más rápidamente posible en un mercado con cada vez más competencia.

Según la prensa china, Xiaomi pondrá en marcha su primera fábrica de coches en 2024. Una instalación cuya adquisición está negociando con Hyundai, y que está situada en Pekín. Esta supondrá el comienzo de la producción de coches para la empresa china, y será el pistoletazo de salida a una familia de eléctricos.

A partir de esa fecha la compañía lanzará un nuevo modelo cada año a lo largo de los tres siguientes ejercicios, y aumentará de forma paulatina su capacidad de producción para conseguir en el periodo 2024-2027 sacar adelante unas 900.000 unidades.

El objetivo es lograr aprovechar el fuerte tirón en cuanto a inversiones que están logrando las principales startups chinas, NIO, Xpeng y Li Auto, que sumado al respaldo mediático de Xiaomi, permitirá poner en marcha una división que sin duda dará mucho de que hablar en los próximos meses.

Desde Xiaomi son conscientes de que para el momento de su desembarco comercial, la competencia será brutal. Tanto por las nuevas marcas como por el desarrollo de la gama de los fabricantes tradicionales. Para hacer frente a esto, la tecnológica tiene un plan que supondrá lanzar sus productos a pérdida. Concretamente los rumores indican que inicialmente perderán un 10% por unidad vendida.

Una inversión a la que se sumará su apuesta por con conducción autónoma, sin duda uno de los aspectos más importantes de su movimiento en el sector del automóvil. Algo para lo que también ha tirado de cuenta corriente al comprar recientemente la compañía Deepmotion, especializada en el desarrollo de sistemas para coches autónomos.

Fuente

Relacionadas

Compártelo: