El CEO de Lucid afirma que las baterías 4680 de Tesla no son ninguna revolución

Recientemente, la startup Lucid dio el pistoletazo de salida a la producción de su primer modelo, la berlina de lujo eléctrica Air. Este vehículo se producirá en Arizona, Estados Unidos, y tendrá como tarea cimentar la reputación del joven fabricante antes del lanzamiento de nuevas propuestas como el SUV Gravity, previsto para dentro de un par de años.

Lo cierto es que el Lucid Air ha logrado captar la atención de la prensa internacional gracias a su llamativa autonomía de hasta 837 km por carga. Esta cifra, homologada bajo el exigente ciclo estadounidense EPA, lo convierte en el vehículo de su tipo con mayor alcance del mundo, situándose por delante del que será su principal rival, el Mercedes-Benz EQS.

Peter Rawlinson, director ejecutivo de Lucid, afirma que para el año 2022 la capacidad de producción de la empresa será de 20.000 vehículos al año. En 2023 esta cifra aumentará a 50.000 unidades. Dado que hasta finales de dicho año no se lanzará el SUV Gravity, esta capacidad se corresponderá única y exclusivamente con el Air.

En una reciente entrevista, Rawlinson ha dejado caer que no entiende la «fascinación irrazonable» que han despertado las nuevas celdas 4680 de Tesla en la industria (como muchos lectores recordarán, Rawlinson trabajó en el pasado para la empresa capitaneada por Elon Musk; de hecho, fue el responsable de la ejecución técnica del Model S, su primer vehículo de producción a gran escala).

El jefe de Lucid fue responsable de la ejecución técnica del Tesla Model S

De acuerdo con el ingeniero, el Air emplea unas celdas con un mayor potencial a corto plazo: aunque admite que el formato cilíndrico de gran diámetro propuesto por Tesla tiene ventajas a nivel de costes y puede ayudar a reducir las resistencias internas, requiere de una arquitectura difícil de implementar. «La gente piensa que las celdas 4680 son el gran salto que cambiará el coche eléctrico. A mi no me lo parecen. Creo que son una quimera».

De acuerdo con Lucid, los vehículos de Tesla no son rivales directos de sus propuestas, pues aunque tienen una importante carga tecnológica, no son automóviles verdaderamente lujosos. Así, la firma se considera a sí misma rival del tridente alemán: las marcas premium Audi, BMW y Mercedes-Benz.

Mientras que Tesla no cuenta con un contendiente para plantar cara al Air (el veterano Model S es una berlina ejecutiva del segmento E, mientras que el modelo de Lucid una berlina de representación del segmento F), los tres fabricantes germanos cuentan o contarán con propuestas de este tipo a corto plazo (Audi Landjet, BMW i7 y el antes mencionado Mercedes-Benz EQS). Con todo, no habría que perder de vista que el tercer modelo de Lucid tras los Air y Gravity será una berlina mediana de tamaño similar al Tesla Model 3.

Fuente | Reuters

Relacionadas | Lucid comienza la producción del Air, su berlina eléctrica de lujo con 837 kilómetros de autonomía

Compártelo: