El Citroën ë-C4 incrementará su autonomía a 375 kilómetros en 2022

El Citroën ë-C4, presentado a mediados de 2020, es un modelo relativamente joven. Sin embargo, la firma francesa es consciente de que cada vez hay un mayor número de propuestas eléctricas en el segmento C europeo: al sempiterno Nissan LEAF se han ido añadiendo el CUPRA Born, el Renault Megane E-TECH Electric, el Volkswagen ID.3…

Por ello, Citroën actualizará su compacto eléctrico el año que viene, apenas dos años después de su puesta de largo. El renovado ë-C4 verá la luz en otoño de 2022, estando previsto que su revelación tenga lugar durante el Salón del Automóvil de París. La mayoría de cambios que sufrirá el modelo tendrán un único objetivo: mejorar su eficiencia, y con ello su autonomía.

Actualmente, el Citroën ë-C4 ya es el modelo basado en la plataforma eCMP más eficiente del grupo Stellantis, pues con 351 km WLTP de autonomía máxima, supera a los DS 3 Crossback E-TENSE (320 km WLTP), Opel Corsa-e (337 km WLTP), Opel Mokka-e (324 km WLTP), Peugeot e-208 (340 km WLTP) y Peugeot e-2008 (310 km WLTP).

Esto se debe principalmente a su aerodinámica, superior a la de sus hermanos. Sin embargo, mientras que el resto de modelos basados en la plataforma eCMP compiten en el segmento B, el Citroën ë-C4 se encuadra en una categoría superior, motivo por el que la firma de los chevrones quiere darle una vuelta de tuerca e ir un paso más allá.

El Citroën ë-C4 mejorará su eficiencia

Dado que Citroën no quiere que esta evolución conlleve un incremento en el precio del ë-C4, los cambios se limitarán a una nueva relación de transmisión, al empleo de unos neumáticos más eficientes y al uso de una bomba de calor revisada. El objetivo de la compañía gala sería lograr un incremento del 7% en la autonomía del coche; es decir, llegar a los 375 km WLTP.

El resto del conjunto mecánico del modelo permanecerá sin cambios. Por lo tanto, seguirá empleando un motor Continental de 136 CV (100 kW) y 260 Nm de par, una batería de 50 kWh de capacidad bruta con refrigeración líquida y un sistema de carga capaz de llegar a 7,4 kW en monofásica, a 11 kW en trifásica (opcional) y a 100 kW en corriente continua (80% en 30 minutos).

Los rumores apuntan a que, de cara a su restyling en 2024, el Citroën ë-C4 pasará a adoptar las evoluciones que se presenten con la plataforma eCMP de segunda generación, lo que incluirá un propulsor más eficiente y un pack de baterías algo más capaz (posiblemente de unos 60 kWh). Sobre el papel esto le permitiría acercarse a los 450 km WLTP de alcance.

Fuente | Motor.es

Relacionadas | Citroën ë-C4 L: un económico sedán eléctrico que podría fabricarse en España

Compártelo: