Elon Musk anuncia que Tesla trasladará su sede de California a Texas

El año pasado, Elon Musk amenazó con trasladar la sede de Tesla de California a Texas a raíz de la respuesta de las autoridades frente a la pandemia de COVID 19, que fue considerada «excesiva» por el siempre polémico magnate. Musk, que en su momento llegó a calificar el confinamiento y las restricciones a la industria como «fascistas», amenazó incluso con cerrar la fábrica de Fremont.

«Incluso el mantenimiento de la actividad en Fremont dependerá de cómo se trate a Tesla en el futuro. Tesla es el último fabricante de automóviles que queda en California». El director ejecutivo de la marca incluso llegó a animar al resto de inversores de la compañía a que demandaran al condado de Alameda después de que las autoridades impidieran al fabricante retomar la producción en mayo de 2020.

El alcalde de Palo Alto llegó a expresar su preocupación ante esta situación a través de la red social Twitter: «Aquí el alcalde de Palo Alto. Estaría realmente triste y decepcionado si Tesla dejara Palo Alto, y estoy listo para colaborar. Realmente aprecio tener una empresa de vanguardia con sede aquí, empleando personas, pagando impuestos y ayudando a resolver la crisis climática«.

A pesar de todo, Musk finalmente ha cumplido su amenaza: en la última reunión de accionistas de la compañía, el directivo ha anunciado que la sede de Tesla se trasladará a Texas, donde actualmente está construyendo un enorme complejo industrial (Giga Austin). Sin embargo, el ejecutivo ha tratado de calmar los ánimos al afirmar que Tesla continuará expandiendo su presencia en California.

Tesla podría estar interesada en la baja fiscalidad de Texas

Entre otras cosas, la empresa planea incrementar la producción de vehículos en Fremont en un 50%. Los motivos esgrimidos por Musk son las dificultades para seguir creciendo en el Área de la Bahía, donde el precio de las casas es muy elevado para los trabajadores. El empresario confía en que Tesla será más competitiva en Austin.

Sin embargo, no han sido pocas las voces que han señalado que la verdadera motivación de este movimiento sería la baja fiscalidad del estado texano, pues además de no tener impuestos sobre la renta personal (California, por contra, tiene algunas de las tasas de este tipo más elevadas de Estados Unidos), ofrece importantes exenciones a las empresas para que construyan instalaciones industriales bajo la Ley de Desarrollo Económico de Texas. Además, las regulaciones laborales texanas son más laxas que las californianas.

Algunos no han dudado en calificar la estrategia de Musk como una puñalada en la espalda a California, que no solo ha subvencionado a Tesla de diferentes formas a lo largo de los años, ayudando a mantenerla a flote durante los tiempos en los que acumulaba pérdidas millonarias, sino que sin sus estrictas regulaciones ambientales este estado no se habría convertido en el enorme mercado de coches eléctricos que es a día de hoy.

Relacionadas | Tesla ya fabrica más coches en China que en Estados Unidos

Compártelo: