Energía Solar: ¿Qué es y cómo funciona la energía fotovoltaica?

La cantidad de luz solar que golpea la superficie de la tierra en una hora y media es suficiente para manejar el consumo de energía de todo el mundo durante un año completo. Las tecnologías solares convierten la luz solar en energía eléctrica, ya sea a través de paneles fotovoltaicos (PV) o a través de espejos que concentran la radiación solar, como la primera planta termosolar con almacenamiento en sales fundidas y solar fotovoltaica de España. Esta energía se puede utilizar para generar electricidad o almacenarse en baterías o almacenamiento térmico.

La energía renovable solar fotovoltaica es una fuente de energía inagotable no contaminante, que se produce cuando la luz del sol se convierte en electricidad gracias al llamado efecto fotoeléctrico.

Este fenómeno se produce cuando las partículas de luz impactan sobre determinados materiales que son capaces de absorber fotones que son partículas lumínicas, liberando electrones, como es el caso de las células fotovoltaicas que contienen los paneles solares que comienzan a poblar los tejados de España, generando de esta forma corriente eléctrica.

Energía gratuita y limpia del sol

La radiación solar es luz, también conocida como radiación electromagnética, que es emitida por el sol. Si bien cada lugar de la Tierra recibe algo de luz solar durante un año, la cantidad de radiación solar que llega a cualquier punto de la superficie de la Tierra varía. Las tecnologías solares capturan esta radiación y la convierten en formas útiles de energía.

Pero a la hora de aprovechar la energía solar hay dos tipos principales de tecnologías de energía solar: fotovoltaica (PV) y energía solar-térmica de concentración (CSP).

Energía solar fotovoltaica

Es probable que esté más familiarizado con la fotovoltaica, que se utiliza en paneles solares. Cuando el sol brilla sobre un panel solar, la energía de la luz solar es absorbida por las células fotovoltaicas del panel. Esta energía crea cargas eléctricas que se mueven en respuesta a un campo eléctrico interno en la celda, haciendo que la electricidad fluya.

El rendimiento de los paneles solares se mide mediante un porcentaje de eficiencia de conversión de una célula fotovoltaica (PV), o célula solar. Este representa al porcentaje de la energía solar que brilla en un dispositivo fotovoltaico que se convierte en electricidad utilizable. Mejorar esta eficiencia de conversión es un objetivo clave de la investigación y ayuda a que las tecnologías fotovoltaicas sean rentables con las fuentes de energía convencionales.

En la actualidad se está produciendo una intensa carrera por abaratar los costes de los paneles solares y multiplicar su eficiencia, como es el caso reportado recientemente por este medio donde desde un garaje una startup desafía a los paneles solares chinos para revolucionar el mercado.

Energía solar-térmica de concentración

Los sistemas de concentración de energía solar-térmica (CSP) utilizan espejos para reflejar y concentrar la luz solar en receptores que recogen energía solar y la convierten en calor. de esta manera, posteriormente este se puede usar para producir electricidad o almacenar para su uso posterior. Se utiliza principalmente en centrales eléctricas de gran tamaño.

Habitualmente en las conversaciones sobre el futuro de las redes eléctricas, son muchos los que se preguntan cómo vamos a tener un sistema 100% renovable. La respuesta son las muchas alternativas que existen más allá de los sistemas tradicionales, y como prueba de ello es el proyecto Solgest-1 que levantará la primera planta termosolar híbrida de España dotada de respaldo y solar fotovoltaica.

Relacionadas

Compártelo: