Evergrande anuncia que comenzará la producción en masa de coches eléctricos en 2022

Nuevo giro de guion en la telenovela de Evergrande, el mayor grupo inmobiliario chino. Mientras la empresa matriz busca cómo hacer frente a 300.000 millones de dólares de deuda, Evergrande New Energy Auto parece tener más certezas a la vista. Ayer se anunció en China el comienzo de la producción en masa para el año que viene. Serán coches eléctricos de la marca Hengchi.

La división automovilística de Evergrande ha tenido reuniones tanto con proveedores como con las autoridades locales de Tianjin, donde se está levantando una fábrica actualmente. Las dificultades para obtener financiación parecen estar superadas, al menos para asegurarse el comienzo de la producción. Con el apoyo de las autoridades e instituciones financieras, Evergrande tendría recursos para ponerse a trabajar en este negocio.

Las últimas noticias al respecto eran desalentadoras porque la matriz, Evergrande Group, es un gigante con pies de barro y puede provocar daños sistémicos en la economía china y, por contagio, en la global. Los objetivos de Evergrande New Energy Auto -según reza su página web internacional- son alcanzar el millón de unidades anual en 2025 y llegar a los 5 millones en solo 10 años.

Diferentes modelos de la gama Hengchi mostrados al público

De momento, ni un solo cliente de Evergrande ha recibido coches. Su plan de producto contempla 14 modelos de diversos segmentos y carrocerías sedán, SUV, monovolumen y crossover. Cada fábrica tendrá inicialmente una capacidad de 100.000 unidades, y tendrán tres: Tianjin, Shangái y Cantón.

Evergrande ha llevado a cabo una política de compras arriesgada, con operaciones en Fadaray Future, Koenigsegg Automotive, Hofer Powertrain, Sono Motors y NEVS (que se quedó con la fracasada Saab). En otras palabras, dinero que afloraba de la burbuja inmobiliaria china se empezó a diversificar en diversos sectores, como es el del automóvil, por la vía rápida: lo que no se tiene, se compra o se contrata.

Si realmente se consigue poner en marcha la producción en gran serie de coches eléctricos, y el equilibrio de finanzas se mantiene, puede tener un impacto al menos en el mercado chino. La competencia entre grandes grupos se está calentando, con fabricantes como XPeng, NIO, BYD o Tesla superando el cliché de coches chinos baratos y alcanzando un nivel de sofisticación superior.

Compártelo: