Foxconn presenta tres coches eléctricos: Model C, Model E y Model T

Esta mañana el gigante taiwanés Foxconn ha presentado hasta tres nuevos modelos. Dos de ellos coches eléctricos, Model C y Model E, mientras que el Model T será un micro-bus. Un estreno donde han llamado la atención tanto el diseño de la propuesta, como sobre todo unos nombres claramente inspirados en las propuestas de Tesla.

Como es habitual, para la construcción Foxconn no afrontará este reto en solitario y para la ocasión ha creado la empresa Foxtron, que comparte con el fabricante Yulon Motor. Algo que permitirá acortar plazos en desarrollo y acelerar la producción.

Sobre las propuestas, el Model C es un SUV compacto que se convertirá en el primer modelo de Foxtron construido sobre la plataforma abierta MIH. Un modelo que será comercializado por Yulon y llegará al mercado en 2023.

Se trata de un vehículo que se coloca en el segmento D con sus 4,46 metros de largo, y una distancia entre ejes de 2,86 metros, que contará con una versión de altas prestaciones capaz de acelerar hasta los 100 km/h en 3,8 segundos, y una autonomía de 700 kilómetros NEDC, o unos 600 bajo el ciclo WLTP. Un aspecto que a falta de confirmación, nos indica la presencia de una batería de al menos 75 u 80 kWh.

El Model E por su parte es una berlina diseñada el colaboración con el carrocero italiano Pininfarina, que está dotada de un atractivo diseño y todo un conjunto de equipamiento tecnológico de primera. Desde la apertura de puertas con reconocimiento facial, ventanas inteligentes, un asiento trasero que funciona como oficina de movilidad y conducción autónoma. 

El Model E cuenta con una potencia de hasta 750 CV, que le impulsan hasta los 100 km/h en 2,8 segundos, y su autonomía según el fabricante será de 750 km con cada carga, que podemos estimar en unos 650 km WLTP.

Un modelo que llegará al mercado occidental bajo una marca todavía por confirmar, y que se fabricará en China para todo el mundo.

La última propuesta es el Model T, que se desmarca totalmente del segmento de los coches y se sitúa como una alternativa industrial. Un mini-bus con un motor con una potencia de 260 kW, un par motor de 3.000 Nm y una batería de litio-ferrofosfato que le permiten gozar de una autonomía media real según el fabricante de 250 km, y homologada de 320 km.

El vehículo está equipado con suspensión neumática electrónica, dirección asistida electrohidráulica y frenos de disco ABS. todo para garantizar la comodidad y la seguridad de los ocupantes. Una propuesta que comenzará sus primeros trabajos el próximo año con las entregas de las primeras unidades en Taiwán.

Un proyecto que supone la introducción de una de las mayores compañías de producción de electrónica de consumo del mundo en el sector del coche eléctrico, no sólo como fabricante sino también como plataforma para convertirse en suministrador de componentes a otras marcas, donde esperan poder ocupar el 10% del mercado entre 2025 y 2027.

Relacionadas

Compártelo: