IONITY recibirá una inversión de 750 millones de euros con la entrada de BlackRock

La red de recarga ultrarrápida IONITY necesita dinero para seguir aumentando su número de puntos y cargadores, ya que el número de posibles clientes crece cada día. Las cuotas de eléctricos en varios mercados europeos superan a las de turismos a gasóleo, y aunque sea un hecho puntual, anticipa lo que va a ser el futuro electrificado. Y para ampliar dicha red hay que invertir enormes sumas de dinero.

IONITY nació como una empresa conjunta –joint-venture– del Grupo BMW, Ford Motor Company, Grupo Hyundai, Mercedes-Benz AG y Volkswagen AG (inc. Audi y Porsche). Además, cuenta con inversores como Avia, CEPSA, Enel X, OMV, Q8 o Shell. Estas empresas no querían afrontar una inyección de capital solas, con especial hincapié en los fabricantes de automóviles. IONITY no crece al ritmo exigido, y por ejemplo Volkswagen AG muestra un gran descontento al respecto.

Según el medio alemán manager magazin, el enorme fondo de inversión estadounidense BlackRock va a liderar una ronda de financiación, por la cual inyectarán 500 millones de euros, y otros 250 millones los pondrán los propietarios de IONITY. La empresa está valorada en 2.250 millones de euros. Para BlackRock es una inversión no muy rentable, pero con poco riesgo al ser predecible, como invertir en estaciones de servicio (activos de infraestructura). Esto permitirá acelerar el crecimiento de la red IONITY y mejorar el atractivo de la red de cara a los clientes.

IONITY lleva desde el invierno buscando quién aporta esos 500 millones de euros que los fabricantes no querían poner por su cuenta

La misma publicación asegura que el trato está listo para ser firmado y podría ser anunciado oficialmente en poco tiempo. La información viene de fuentes de atribución reservada, es decir, conocedores de las negociaciones que no deberían estar contando detalles como estos. Renault, que no pertenece a la alianza, habría demostrado también su interés.

Para los fabricantes de automóviles el despliegue de IONITY es fundamental para que sus coches eléctricos se perciban como aptos para viajes de larga distancia, especialmente aquellos modelos que son capaces de recargar con mucha potencia, más de 100 kW, -e incluso más de 300 kW- lo que acorta considerablemente las paradas y contenta a los clientes. No es un servicio precisamente económico, pero el que quiera recargar rápidamente lo tiene que aceptar.

Tesla ya mostró el camino acompañando las ventas de sus coches eléctricos con una red de cargadores de alta potencia (Supercharger) que inicialmente no tenía coste para los usuarios. Los clientes de las marcas que apoyan IONITY sí tienen que pagar, aunque un poco menos de la tarifa general. Su objetivo es tener puntos de recarga a menos de 160 km unos de otros en las principales rutas europeas.

Compártelo: