La primera flota de camiones autónomos de Einride llega en plena crisis de falta de camioneros

La compañía sueca de camiones autónomos eléctricos, Einride, ha sido elegida por General Electric Appliances para modernizar su logística. Lo camiones Einride van a trabajar en Estados Unidos próximamente -no se especifica una fecha- sin camioneros a bordo, transportando materiales y productos dentro de tres fábricas de General Electric: Kentucky, Tennessee y Georgia. Es la primera flota de camiones autónomos que prestará servicio en el país.

En primer lugar, estos camiones van a desplegarse en el «campus» de fabricación de electrodomésticos de Louisville (Kentucky), un recinto de 303 hectáreas, reemplazando camiones convencionales. De esta forma, el fabricante pretende transportar más carga, de forma más segura, y con un notable ahorro en costes. También se ahorrará la emisión de 970 toneladas de CO2 solo el primer año.

Si bien estos camiones son autónomos, puntualmente necesitan que un operador remoto tome el mando, así que podemos considerarlos de nivel 4 SAE. Los operadores disponen de tres pantallas, volante y pedales para la operación en remoto. La tecnología de Einride se ha pensado también para carreteras al público, de hecho, realizaron una demostración hace dos años. El primer prototipo del T-Pod se mostró en 2017.

General Electric está invirtiendo 1.000 millones de dólares en productos y tecnología para modernizar tanto la fabricación como la logística. Concretamente, para la fábrica de Kentucky el montante es de 450 millones de dólares para dos años. De hecho, la compañía está relocalizando producción nacional y aumentando su fuerza laboral, en cinco años han creado más de 3.000 empleos. Paradójicamente, necesitarán menos camioneros.

Los camiones autónomos tienen varias ventajas respecto a uno tradicional. Todo el espacio que no es necesario para alojar al conductor -y que tenga un mínimo de confort- se puede utilizar para transportar más carga. Además, pueden operar sin descanso de forma constante, hasta que tengan que ser recargados, en cualquier condición metereológica, a cualquier hora, sin posibles bajas, etc. Además, siendo eléctricos, los costes por carga transportada por unidad de distancia disminuyen.

Si el modelo de transporte de esta fábrica es un éxito, se puede convertir en una referencia para otras empresas. Y todo esto en un contexto en el que la profesión del camionero tiene dificultades para encontrar trabajadores que reemplacen generacionalmente a una plantilla de edad media avanzada, y no es solamente cuestión de pagarles más -parafraseando al presidente Biden y su «pay them more»-, es que no es una profesión atractiva para los menores de 30 años.

Pero eso no es todo. El próximo jueves 4 de noviembre Einride presentará algo nuevo, «el futuro del transporte en Estados Unidos», desde una retransmisión en Nueva York. Os tendremos informados.

Compártelo: